Una tarde gris para el Depor

|

El Deportivo firmó un partido plomizo en As Eiroas, como la tarde que se quedó en Carballo en el tercer amistoso de la pretemporada. El Bergantiños supo contrarrestarle, no se amilanó e incluso amenazó con ganarle. Al final, un empate sin goles y una sesión más de trabajo para ir calibrando piezas de cara al estreno en Segunda B dentro de quince días.

A solo dos semanas para ese primer partido oficial del nuevo curso, Fernando Vázquez dispuso sobre el césped artificial de las Eiroas el sistema 4-4-2 por el que tiene previsto apostar, de entrada, para intentar conseguir el objetivo del ascenso. Tras lo visto ayer ante un rival de Tercera División, el de Castrofeito tiene trabajo por delante para ensamblar las piezas. El equipo que había superado al Racing Villalbés y el Arzúa en los dos primeros amistosos, chocó con el Bergantiños.

El técnico deportivista se llevó a 17 jugadores al campo de Carballo para medirse a un equipo que hace unos meses utilizó como local el estadio de Riazor en la Copa del Rey ante el Sevilla al no poder disputar aquella cita en su campo, ahora remodelado, con nueva grada y preparado para impulsar al equipo en Tercera División a las órdenes de José Luis Lemos.

Con un aforo de 320 personas por las restricciones de la COVID-19 y tras un homenaje previo al árbitro Xabi Rodríguez, el autor del libro ‘Arbi, ¿qué pitas?’, el Deportivo empezó el encuentro con una declaración de intenciones con un disparo de Álex Bergantiños desde la frontal que atajó el portero Santi Canedo. Pero se quedó en eso.

A pesar de ese aviso tempranero, el equipo de Carballo no se escondió. La presión de los de Lemos en ataque le pasó factura a Mujaid, que perdió un balón al borde del área al que estuvo atento el colombiano Lucho García para desviar con el pie.

Al Deportivo le costó elaborar en ataque y el Bergantiños le buscó las cosquillas. El guardameta colombiano del conjunto blanquiazul tuvo que atajar un disparo de Jorge Cano a los once minutos, poco después de que Adri Castro lo hubiera intentado para el Deportivo con un remate cruzado.

A pesar de su poco fútbol, el Deportivo tuvo una gran ocasión en las botas de su jugador más lúcido, Nacho González, que envió el balón a la cruceta. El primer periodo acabó con la lesión de Lamelas en el conjunto local tras una entrada de Salva Ruiz.

Segunda parte

Tras el paso por los vestuarios, el míster del Deportivo introdujo de golpe siete cambios para iniciar el segundo acto.

El preparador deportivista, situó a Bóveda como central, retrasó a Jorge Valín y a Héctor Hernández a los laterales y encargó las bandas a dos centrocampistas, Gandoy y Nacho González. Vázquez mantuvo el dibujo inicial con Keko Gontán y Beauvue en la línea de ataque.

El equipo no logró carburar después de tanta permuta. Se resintió y apenas incomodó al Bergantiños, que creció.

De hecho, en los primeros minutos del segundo periodo dispuso de ocasiones claras para adelantarse en el marcador, como un remate de Yelco Alfaya dentro del área tras un pase atrás de Duque. El balón acabó en córner. De ese saque de esquina surgió otra clara ocasión para los carballeses. Iago López cabeceó y Carlos Abad, que había suplido a Lucho García, evitó el tanto con una buena estirada.

A pesar de la experiencia de Borges y Bergantiños, el Deportivo no encontró la forma de meterle mano al rival. Los locales incluso pidieron penalti en una incursión de Alfaya, que fue derribado por Bóveda. Puede que la falta se produjera fuera del área, pero, en todo caso, el árbitro ni siquiera la sancionó. El Deportivo logró acomodarse un poco en el tramo final del partido y vio portería a los 89 minutos en un centro de Keko que cabeceó con un efectivo escorzo Claudio Beauvue en su estreno en pretemporada. Sin embargo, se encontraba en fuera de juego y el gol fue anulado, como el Depor en As Eiroas. l

Una tarde gris para el Depor