Condenado a cinco meses por una estafa financiera perpetrada hace 15 años

|

Al año 1999 se remonta el fraude que a principios de mes sentó en el banquillo del juzgado de penal 2 a un antiguo trabajador de la gasolinera de Bens, acusado de utilizar tarjetas de crédito ajenas para realizar operaciones de venta en la estación de servicio y así poder disponer del dinero. En total, según se refleja en la sentencia que se dictó tras un acto de conformidad, fueron algo más de 4.000 euros repartidos en una docena de perjudicados, que costarán al autor confeso cinco meses y medio de prisión y 120 euros de multa, como autor de un delito continuado de falsedad en documento mercantil en concurso con uno de estafa. Para determinar la extensión de la condena se ha tenido en cuenta el largo tiempo transcurrido en la instrucción del procedimiento penal, que opera como una circunstancia atenuante de la responsabilidad muy cualificada.

cómplices
La resolución entiende como hecho probado que, entre julio y septiembre de 1999 y siempre durante sus turnos de trabajo, el acusado utilizó tarjetas de crédito facilitadas por cómplices que nunca llegaron a ser identificados para retirar fondos de una entidad financiera a través de cargos que firmaba por duplicado en los recibos, como expendedor y como cliente.
Lo que no ha podido determinarse es cómo consiguió la decena de tarjetas y tampoco si el dinero que obtuvo con las reiteradas compras fue a parar a sus colaboradores.

Condenado a cinco meses por una estafa financiera perpetrada hace 15 años