El Gobierno francés congela las pensiones, los sueldos de los funcionarios y las prestaciones

ELY102 PARÍS (FRANCIA) 16/04/2014.- El primer ministro francés, Manuel Valls (c), ofrece la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros acompañado de los ministros de Sanidad, Marisol Touraine (i), y de Finanzas, Michel Sapin, e
|

El primer ministro francés, Manuel Valls, anunció ayer que los sueldos de los funcionarios no subirán y que se van a congelar, hasta octubre de 2015, las pensiones, salvo las más bajas, y las prestaciones sociales, a excepción de los mínimos.
“No podemos vivir por encima de nuestras posibilidades”, subrayó Valls en una declaración al término del Consejo de Ministros, y recordó que el gasto público supone el 57% del PIB y que la deuda había pasado del 50% del PIB en 2002 al 90 por ciento al final del mandato del anterior presidente, Nicolas Sarkozy, en mayo de 2012.
Confirmó el programa de reducción del gasto público de 50.000 millones de euros en los años 2015-2017 y que Francia “cumplirá sus compromisos” de reducción del déficit público.
Y a la hora de justificarlo, insistió en que se hace no porque “lo imponga Europa, no por cabezonería, no por ortodoxia, sino porque es la base de la credibilidad y de la confianza, porque es la base de nuestra soberanía”. A la hora de precisar el ajuste, explicó que la Administración del Estado disminuirá su gasto en 18.000 millones de euros en los tres próximos años, y eso pasa entre otras cosas por la congelación del índice a partir del cual se calcula la remuneración de los funcionarios.
Su número se reducirá en todos los departamentos, salvo en las tres prioridades que había definido en la campaña para su elección el presidente de la República, el socialista François Hollande: educación, seguridad y justicia.
La dotación para las administraciones territoriales (regiones, departamentos y municipios) disminuirá en 11.000 millones entre 2015 y 2017. En la sanidad, el recorte en ese período será de 10.000 millones de euros, “sin reducir la asunción de la atención ni su calidad” –según aseguró el primer ministro– mediante medidas como la cirugía ambulatoria (altas hospitalarias el mismo día que se efectúa una operación), un mayor recurso a los medicamentos genéricos y también una racionalización de las recetas.
En el sistema social, el ahorro esperado en los tres próximos ejercicios es de 11.000 millones de euros, y eso vendrá en parte de las reformas ya decididas (retraso en la edad de jubilación o caída de las prestaciones familiares a los más pudientes), pero también con otras nuevas, y en particular con la no revalorización de las prestaciones.

El Gobierno francés congela las pensiones, los sueldos de los funcionarios y las prestaciones