Pulmones renovados

Deporte Campeón-2015-05-04-003-1af01f98
|

 

Capitanes, laterales derechos y pulmones llenos de oxígeno para el Deportivo en la recta final de la temporada, Laureano Sanabria, ‘Laure’, y Manuel Pablo García han vuelto a los planes de su entrenador, Víctor Sánchez del Amo, ahora que el equipo coruñés está contra las cuerdas.
Los dos destacan por su capacidad física y su compromiso, también por su experiencia, especialmente en el caso de Manuel Pablo, que a sus 39 años conserva una envidiable forma.
Con el Deportivo necesitado de victorias, Víctor, que compartió vestuario como futbolista con Manuel Pablo, apostó por ambos para dar consistencia defensiva al equipo ante el Villarreal (1-1) después del 4-0 del pasado miércoles frente al Elche y en el campo se notó su entrega y frescura.
El primer capitán, que lleva cinco partidos en las piernas esta temporada, tres de ellos en la Liga, dos con Víctor Sánchez como entrenador, es versátil y siempre cumple con profesionalidad y sacrificio.
Entrena cada día como cuando era titular con la selección española y el Real Madrid hizo una oferta multimillonaria por él a principios de la década pasada.
Después, se lesionó de gravedad, se rompió la tibia y el peroné, pero nunca bajó los brazos ni perdió la sonrisa y en las dos últimas temporadas, tras la marcha de su ‘socio’ Juan Carlos Valerón, es la voz de la experiencia.
Podía haberse retirado a la conclusión de la campaña pasada, pero decidió continuar su carrera en el césped a pesar de que su contrato recogía que esta temporada iba a ejercer de asesor dentro de la estructura del club.
Víctor Fernández, el primer entrenador del Depor este curso, le ofreció ser su ayudante, pero él solo aceptó actuar como enlace entre la plantilla y el cuerpo técnico, y seguir jugando a pesar de que sabía que no iba a tener demasiado protagonismo en el césped, donde jugó su primer partido de Liga en el Santiago Bernabéu en la segunda vuelta.
Con Víctor Sánchez del Amo, Manuel Pablo ha recuperado peso también en el terreno de juego y ha tenido la confianza de su excompañero de vestuario desde que tomó las riendas de la plantilla a principios de abril.
“Manuel Pablo es un cielo de persona y un profesional ejemplar. Cualquier profesional, cualquier cuerpo técnico que pase por aquí, va a tener apoyo en él. Hemos sido compañeros siete años, no solo de equipo, sino de banda y reencontrarme con él es una de las mayores alegrías. Tendrá un valor importantísimo en la plantilla”, apuntó cuando llegó al club.
En capacidad física, Laure, que disputó ante el Villarreal su decimosexto partido de Liga, el undécimo como titular, no le anda a la zaga.
Al madrileño se le ha visto aportar desde el banquillo, como la extensión de los técnicos cuando no estaba en el campo, y ante el Villarreal fue un torbellino.
Defendió y atacó con acierto, un todoterreno para el equipo, capaz de frenar a Campbell y dar pases medidos de cuarenta metros como el que sirvió en la segunda parte a Lucas Pérez.
A Víctor Sánchez no le gusta hablar de actuaciones individuales, pero no le quedó más remedio que hacer una excepción.
“No me gusta destacar, pero ha habido actuaciones de pundonor como la de Laure, que es un pulmón”, elogió el técnico, que necesita aire fresco como el de sus laterales para intentar conseguir la permanencia.

Pulmones renovados