Miles de funcionarios belgas se manifestaron en Bruselas contra los recortes

|

Miles de funcionarios federales se manifestaron hoy por las calles de Bruselas en medio de una jornada de huelga en los servicios públicos, convocada en señal de protesta por los recortes de efectivos y de los medios atribuidos a las administraciones federales del país.

Los funcionarios pretenden igualmente expresar su rechazo a la posibilidad de suprimir el acceso a la formación certificada que les permita progresar en su carrera y beneficiarse de primas de competencia.

Las instituciones federales belgas emplean a unas 80.000 personas, de los que 65.000 son empleados a tiempo completo.

Uno de los sectores de la función pública más afectados por la huelga es el de los guardias de prisiones, que iniciaron paros la pasada noche que durarán hasta las 05.00 horas GMT del viernes.

Según el secretario de Estado de la Función Pública, Hendrik Bogaert, durante el turno de noche, 16 prisiones funcionaron de manera autónoma, sin tener que recurrir a la policía, 11 lo hicieron de manera mixta, con personal carcelario y policías, mientras que en 5 centros la policía tuvo que asegurar sola el servicio.

En el turno de mañana, 4 prisiones funcionaron de manera autónoma, 27 lo hicieron gracias a una fórmula mixta y tan sólo en una la policía tuvo que asegurar sola el servicio, mientras que para el turno de tarde todavía no hay datos disponibles.

Los guardias habían hecho un llamamiento a los policías para garantizar la seguridad en los centros, pero éstos a su vez denunciaron sin éxito ante el Consejo de Estado que no formaba parte de sus tareas sustituir a los funcionarios de prisiones.

Bogaert consideró que el problema de las prisiones en Bélgica es doble, dándose un caso de sobrepoblación carcelaria y de absentismo a la vez, según informó la Agencia Belga.

Por su parte, la ministra del Interior, Joelle Milquet, aclaró que tomó las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las prisiones aunque, en su opinión, no era el papel de los policías el de reemplazar a los guardianes de prisiones y pidió más recursos para disponer de un número suficiente de efectivos de seguridad.

En el puesto de aduanas del puerto de Amberes (norte) no se registraron problemas a pesar de los servicios mínimos debidos a la huelga, indicó a la Agencia Belga el director de la sala de control, Kim De Coninck, aunque distintos trabajadores aseguraron que no todos los puestos de control pudieron abrir.

La manifestación de funcionarios federales recorrió el centro de Bruselas hasta llegar ante el gabinete del secretario de Estado de la Función Pública, lejos del llamado "barrio europeo", donde se ubica la sede del Consejo de la UE.

Los líderes de la UE celebran hasta el viernes su cumbre presupuestaria, y en torno al edificio del Consejo Europeo están desplegadas las habituales fuertes medidas de seguridad de este tipo de reuniones.

 

Miles de funcionarios belgas se manifestaron en Bruselas contra los recortes