Copa de la Reina (1/4 de final): Honor hasta el infinito

barcelona_deportivoabanca_copadelareina
|

La vida es sueño y los sueños, sueños son. Ya lo decía Calderón de la Barca. El Depor Abanca acarició la machada en el estadio Johan Cruyff. Aguantó lo que no había aguantado nadie en esta temporada. Resistió el asedio del Barcelona, el mejor equipo de España y uno de los grandes de Europa.

Con personalidad, valentía y, sobre todo, trabajo y sacrificio, el conjunto coruñés llegó hasta una agónica prórroga. Allí se despertó. En el minuto 120, el gol de la francesa Hamraoui acabó con el sueño blanquiazul.

Sullastres, que parecía tener un imán en sus guantes, y diez guerreras más, se contagiaron del espíritu carnavalesco y de la historia de A Coruña. En Barcelona representaron a María Pita en su defensa contra la Armada Británica. No lo pudieron hacer mejor, con sus armas, las de un equipo pequeño, pero sobrado de actitud, ante todo un Barcelona.

La sorpresa fue Peke

Manu Sánchez protagonizó una inesperada sorpresa en el once inicial. Sentó a Peke, la máxima goleadora del equipo con 14 tantos en Primera y otros cuatro en Copa, diez en los últimos cuatro partidos. El técnico no encontró sitio para la delantera vasca en el dibujo que presentó para la ocasión. Modificó el habitual 1-4-4-2 en rombo por un 1-4-2-3-1 para favorecer el repliegue y fortalecer las ayudas en las bandas.

Sullastres, bajo palos, Cris y Nuria, en los laterales, volvieron tras su suplencia contra el Sporting Huelva. Repitieron Bedoya, que se afianza como la pareja de María Méndez en el centro de la defensa, Arbeláez, en el doble pivote junto a Iris, y Maya, el recambio de la lesionada Alba como interior.

Estilo y solidaridad

En la primera mitad sufrió el Depor la salida en tromba del poderoso Barça. Desbordó por la derecha con la habilidosa Graham Hansen y por la izquierda con la potente Martens. Buscó una y otra vez acciones de centro remate, pero unas veces se encontró con la omnipresente Sullastres y las otras no estuvo acertado en la definición.

Nunca se sintió cómodo el equipo coruñés, pero con el paso de los minutos se reafirmó en su plan inicial y ganó en confianza. Mostró su identidad, sin renunciar a salir con el balón jugado pese a asumir mucho riesgo. Sorprendió por su efectividad en el repliegue, apoyada en una tremenda solidaridad defensiva. El principal problema fue la distancia que se encontró para llegar al campo rival, prácticamente un imposible para desesperación de Athenea, la blanquiazul más avanzada.

Espejismo

En la segunda apareció el Depor en el área barcelonista, primero con una acción entre Teresa, Cris y Athenea, que acabó en un centro de la cántabra despejado a córner. En el saque de esquina, un golpeo muy cerrado de la capitana, tuvo que sacar los puños Tajonar. Solo fue un espejismo.

Castigó el Barça con un asedio sin fin: balones al área sin remate, disparos desde la frontal, segundas jugadas... un auténtico bombardeó en el que se engrandeció Sullastres. Catalana y exbarcelonista, fue la gran protagonista del partido, salvando las mejores ocasiones de Oshoala, Jenni, Martens o Graham Hansen.

El Depor mancilló una estadística impoluta de las azulgrana, que hasta ahora habían marcado en todos sus partidos y esta vez se quedaron sin hacerlo en el tiempo reglamentario, pero había una prórroga. Y en el último minuto se alzó Hamraoui sobre María Méndez para cabecear a la red un centro de Mariona. Un cruel final, demasiado. Honor hasta el infinito.


Barcelona: Pamela Tajonar; Marta, Andrea Pereira, María León, Leila (Crnogorcevic, min.110); Patri (Hamraoui, min.89), Alexia (Mariona, min.74), Aitana (Jenni, min.59); Graham Hansen, Oshoala, Martens.
Deportivo Abanca: Sullastres; Cris, María Méndez, Bedoya, Nuria; Iris (Peke, min.121), Arbeláez; Teresa, Gaby, Maya (Noelia Villegas, min.71); Athenea (Miriam, min.115).
Gol: 1-0, min.120: Hamraoui.
Árbitra: Olmedo Rivera (colegio vasco). Mostró tarjeta amarilla a Hamraoui, del Barcelona; Sullastres, del Deportivo, y a su entrenador, Manu Sánchez.
Incidencias: Partido de los cuartos de final de la Copa de la Reina disputado en el estadio Johan Cruyff ante 1.169 espectadores.

Copa de la Reina (1/4 de final): Honor hasta el infinito