Clases conjuntas en las escuelas unitarias

|

En algunos núcleos rurales de toda la comarca, las escuelas unitarias son todo un clásico que ha sobrevivido a lo largo de los años. Son pequeños centros en donde conviven y comparten aula estudiantes desde los 3 a los 8 años.
En Arteixo funcionan en la actualidad tres de estos colegios en los que se imparte segundo de Infantil y los dos primeros cursos de Primaria. Son los centros de Rorís (Armentón), con doce alumnos; Larín, con 16 y en A Lagoa (Sorrizo), 17. Un modo diferente de entender la escuela y que, en ocasiones, permite continuar una vida educativa que compartieron incluso los abuelos de estos niños. En el caso de Arteixo, muchos de estas escuelas echaron el cierre en 1974, cuando se construyó el colegio Ponte dos Brozos.
 Entre sus principales ventajas se encuentra “el ambiente más cercano”, exponen desde Rorís. Sin olvidar, además, que los niños de más edad “pueden aportar a los pequeños”, indican desde el centro.
En cada uno de estos recintos hay una profesora titular que se encarga de impartir las diferentes lecciones que tienen que aprender los pequeños. A mayores, cuentan con un especialista en Inglés que acude a cada centro dos días a la semana y otro en Religión, según relatan desde el centro de Rorís.
Pero, además, durante los años que acuden a estos colegios colaboran entre sí. La responsable del centro de Armentón indica que a lo largo del curso que acaba de empezar realizarán “actividades conjuntas entre las tres escuelas de Arteixo”. Sin contar, otras iniciativas puntuales que puedan surgir a lo largo del año lectivo, así como excursiones puntuales a las que puedan acudir todos los niños.
Esa colaboración entre las tres escuelas va más allá y los 45 pequeños que acuden a clase a estos recintos participarán en un proyecto en común sobre el mar. n

Clases conjuntas en las escuelas unitarias