Varios diputados chavistas abandonan el acto de constitución del Parlamento

Hector Rodriguez (C), deputy of Venezuela's United Socialist Party (PSUV) argues with Julio Borges (2nd R), and others deputies of Venezuelan coalition of opposition parties (MUD) during a session of the National Assembly in Caracas January 5, 2016. REUTE
|

La oposición venezolana se hizo ayer oficialmente con el control de la Asamblea Nacional, en una primera sesión salpicada de momentos de tensión como el abandono del acto de varios diputados chavistas, y en la que Henry Ramos Allup tomó posesión como nuevo presidente del órgano legislativo unicameral.
La sesión llegó precedida de las impugnaciones a cuatro diputados –entre ellos tres opositores–por las supuestas irregularidades denunciadas por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), al que la oposición ha acusado de torpedear la renovación del órgano legislativo.
El diputado oficialista Pedro Carreño, que forma parte de la comisión que revisa las credenciales de los legisladores, informó que solo 163 de los 167 diputados tenían dichos permisos. En este sentido, recordó que el Tribunal Supremo ha aceptado un recurso que invalida de momento a tres representantes de Amazonas y a un indígena.
La oposición tenía como primer objetivo simbólico la renovación de la mesa directiva de la Asamblea Nacional, que ya no estará presidida por Diosdado Cabello. El diputado Omar Barboza confirmó en el hemiciclo a Henry Ramos Allup como candidato de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para sustituir a Cabello. 

cambio democrático
Poco después, y superados los trámites, la nueva cúpula parlamentaria tomó posesión. Lo hizo con un discurso de Ramos Allup en el que se mezclaron mensajes de “respeto” hacia el presidente de Venezuela, Nicolás Madura, con la defensa del “cambio democrático”.
“No vamos a conceder mas leyes habilitantes inútiles”, advirtió Ramos Allup, en alusión a una medida que permite al jefe de Estado legislar por decreto y sin que medie la aprobación de la Asamblea. “No vamos a ser un contrapoder, pero tampoco un poder subordinado”, añadió, toda vez que considera que el país atraviesa una situación de “emergencia”. Adelantó que la oposición propondrá en un plazo de seis meses una fórmula con la que intentar cambiar el Gobierno de forma constitucional.
Diosdado Cabello, por su parte, estuvo presente en calidad de diputado y, en declaraciones a los medios de comunicación oficiales, advirtió de que será “fastidioso” en su nueva labor. Ser minoría “no nos quita la potestad de hacer planteamientos”, apostilló. Cabello y otros diputados del PSUV abandonaron el hemiciclo en el tramo final de la sesión después de que supuestamente Ramos Allup incumpliese el reglamento de la Cámara al dar la palabra a representantes de la MUD tras la toma de posesión de los nuevos responsables.
El diputado oficialista Héctor Rodríguez, que habló en nombre del PSUV, lamentó la elección de Ramos Allup porque “representa la mentira y la traición”, y prometió que el bloque chavista seguirá trabajando “para defender la revolución”.
La oposición llamó a la “reconciliación” en su primer mensaje ante el nuevo Parlamento, pero también quiso recordar a los “presos políticos” encarcelados tras la ola de manifestaciones opositoras que tuvieron lugar en febrero de 2014.
En la grada estuvieron presentes las mujeres de algunos de estos presos, entre ellas la esposa de Leopoldo López, Lilian Tintori. La activista exhibió una pancarta para reclamar la excarcelación los opositores en la que se leía: “Amnistía ya”.

Varios diputados chavistas abandonan el acto de constitución del Parlamento