Un golpe militar aborta la frágil transición democrática de Birmania

Migrantes birmanos salen a manifestarse contra el golpe de estado y la detención Aung San Suu Kyi, en Bangkok | ef
|

Un golpe de Estado ha abortado la incipiente y frágil transición democrática en Birmania, después de que el poderoso Ejército arrebatara ayer el poder al Gobierno y detuviera a su líder y premio Nobel de la paz, Aung San Suu Kyi.


Los militares, que a pesar de iniciar una “democracia disciplinada” hace una década, nunca habían renunciado del todo al poder en el país asiático, declararon ayer el estado de emergencia y acusaron al Ejecutivo de cometer fraude en las elecciones del pasado noviembre.


El golpe, del que había rumores desde la semana pasada, fue ejecutado el día en el que el Parlamento tenía previsto celebrar su primera sesión de la legislatura tras las elecciones de noviembre de 2020, en las que la Liga Nacional para la Democracia (LND), formación de Suu Kyi, consiguió revalidar el poder.


La jornada golpista comenzó con la detención de la líder de facto del país asiático, consejera de Estado y Nobel de la Paz y del hasta ayer presidente birmano, Win Myint, además de varios ministros y presidentes regionales.


Entre la treintena de detenidos se encuentran además activistas, escritores, cantantes y directores de cine, según una lista extraoficial. Tanto Suu Kyi como Myint se encuentran en arresto domiciliario en sus residencia de la capital del país, Naipyidó.


“Aung San Suu Kyi salió de su casa y paseó alrededor de su urbanización hoy”, señaló en Facebook esta noche U Kyi Toe, miembro del comité central de comunicación de la LND.


El anunció de estado de emergencia por un año llegó horas después de las detenciones a través del canal Myawaddy News, controlado por los uniformados, que confirmaron que el hasta ahora vicepresidente Myint Swe -nombrado por los militares- asumía la presidencia interina y le cedía todos los poderes al jefe de las Fuerzas Armadas, Min Aung Hlaing.


Los militares justificaron el golpe por un supuesto fraude en las elecciones del pasado noviembre y aseguraron que la Comisión Electoral había sido “incapaz de resolver el problema”.


El Ejército insistió además en que, una vez se acabe el periodo de un año del estado de emergencia, se celebrarán “elecciones generales libres y justas” y “el poder será traspasado al partido ganador que haya cumplido con los estándares democráticos”.


La ONU se reúne de urgencia

El Consejo de Seguridad de la ONU mantendrá hoy una reunión de urgencia para abordar el golpe de Estado en Birmania, según acordaron ayer los Estados miembros.


La cita, que se celebrará por videoconferencia y a puerta cerrada, fue incluida en el calendario oficial del Consejo de Seguridad para este mes, pactado por los embajadores de los quince países.


En una primera reacción, el secretario general de la ONU, António Guterres, exigió al Ejército el respeto de la democracia y condenó la detención Suu Kyi y otros dirigentes birmanos.

Un golpe militar aborta la frágil transición democrática de Birmania