Las travesías urbanas reducirán su límite para evitar los atropellos

|

El Centro de Gestión de Tráfico (CGT) del Noroeste situado en la calle del Doctor Moragas es uno de los siete de su clase que se encuentran distribuidos por toda España, y desde los que la DGT controla las principales vías e comunicación gracias a una avanzada red tecnológica. Si cuando se inauguró contaba con 85 cámaras de televisión hoy en día sus controladores observan las autopistas a través de 160 objetivos dispersos por la comunidad. Su director, Ramiro Martínez, sacó a relucir estas cifras durante su presentación con motivo del décimo aniversario de las instalaciones. Un incremento aún más espectacular lo han sufrido los radares, porque cuando el CGT comenzó su andadura en A Coruña todavía no controlaba ninguno. Hoy en día ya son 57 los cinemómetros fijos que tiene distribuidos por las autopistas, así como uno de tramo que fue instalado recientemente.

En una década casi se han duplicado las cámaras que controlan la circulación en las carreteras gallegas

Al acto conmemorativo acudió el delegado del Gobierno, Samuel Juárez, así como el jefe provincial de la DGT, Pedro José Pastor; el teniente de alcalde de Movilidad, Julio Flores, el director del área, Germán Lago, y la propia directora general de la DGT, María Seguí. Todos escucharon la explicación de cómo se controlan desde esa misma sala las principales vías del Noroeste, la A-6 y la A-52 convirtiéndose en un anillo de comunicación con la autopista del Atlántico AP-), un total de de 635 kilómetros gestionados desde esa sala.

Tras Martínez, fue Seguí quien tomó la palabra para recordar que fue el actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien inauguró estas instalaciones cuando era Ministro de Interior, en 2001. Entonces morían 375 personas en accidentes de tráfico en Galicia. Hoy en día, según los datos de la DGT referentes al último año, los siniestros mortales se han reducido en un 61% con 132 víctimas registradas.

 

Atropello > Un parte importante de estos siniestros son atropellos, por lo que la DGT está estudiando medidas para reducirlos. Seguí anunció que “en los próximos meses se acometerá un cambio en el código de circulación que va a incluir la noción de zonas de tráfico calmado para, precisamente, disminuir la mortalidad en los atropellos así como otras medidas de segregación de tráfico ”. Seguí se refería así a las llamadas zonas 30, aunque no especificó si este límite a la velocidad se aplicará a las poblaciones por las que atraviesan las carreteras secundarias. Por el momento, estos tramos solo existen en el interior de las ciudades.

Las travesías urbanas reducirán su límite para evitar los atropellos