Duelo intenso sin vencedor

Rodrigo brindó el primer tanto de la contienda a Jaume Ortí, expresidente valencianista fallecido la pasada semana | efe
|

Valencia y Barcelona empataron a un gol en un duelo muy intenso en Mestalla en el que el equipo catalán se vio perjudicado por un gol válido no concedido a Leo Messi en el primer tiempo ante un conjunto valencianista que fue de menos a más y que llegó a adelantarse en el marcador.
Tras un primer tiempo de dominio total barcelonista y marcado por el gol no concedido a Messi, el Valencia cambió su cara en la segunda mitad, se adelantó en el marcador y tras el gol del empate barcelonista pudo incluso llevarse el partido en el tempo añadido.
El Barcelona entró fuerte al partido y durante los primeros cinco minutos encerró al Valencia en su campo tocando el balón en busca de algún resquicio por el que romper la defensa local, aunque fue con un par de disparos lejanos la manera en la que intentó batir a Neto.

Superada esta fase el Barcelona siguió con el dominio del balón pero el Valencia empezó a buscar la portería de Ter Stegen, si bien sin que el meta alemán pasase tampoco por apuros.
Con un Barcelona dominante, a la media hora de juego llegó la primera decisión arbitral polémica, al no conceder el colegiado un gol a Messi a pesar de que el balón, que se le había escapado a Neto, rebasó claramente la línea de gol y el meta brasileño sacó con habilidad.
El descanso fue lo mejor que le pudo pasar a un Valencia desarbolado y en el que ninguno de sus jugadores del centro del campo ofreció su habitual rendimiento ante un Barça muy superior.

En el segundo periodo, de entrada, el Valencia se mostró más activo. Buscó tener más la pelota después de un primer tiempo en el que se vio totalmente superado en este apartado por el equipo de Ernesto Valverde.
Así, el primer cuarto de hora de este periodo el Valencia le jugó de tú a tú, buscando el terreno barcelonista pero sin descuidar la defensa ante la siempre activa ofensiva del Barcelona liderada por Messi.
Fruto de su mayor ambición el Valencia lograba desnivelar el marcador justo a los 60 minutos de partido en una buena jugada por la banda izquierda en la que Gayá gana línea de fondo, puso el balón en el área pequeña y Rodrigo batió a Ter Stegen anticipándose a Vermaelen.
Con el gol la intensidad del juego aumentó. El Barcelna se fue a por el gol pero el Valencia, lejos de centrarse solo en defensa empezó a mostrar su habilidad al contragolpe ante un rival más abierto que buscaba la igualada.
La insistencia barcelonista tuvo premio a ocho minutos del final tras un excelente pase de Messi a Jordi Alba.

Duelo intenso sin vencedor