El comercio exige la creación de más plazas de aparcamiento libres como impulso al consumo

Copia de El Ideal Gallego-9999-99-99-999-9c938790

El gran reto asumido por todos los comerciantes de A Coruña para 2015 es impulsar las ventas para intentar evitar el cierre y salir, de una vez por todas, de la crisis. No obstante, el sector no se olvida de algunas necesidades básicas que el Ayuntamiento podría solventar para ayudarles a fomentar el consumo. Entre ellas, el colectivo reclama la creación de más plazas de estacionamiento libres de costos para que los coruñeses y clientes de otras zonas acudan con mayor alegría a los entornos comerciales.
El dinero de las subvenciones nominativas a las agrupaciones de comerciantes –que también integran a decenas de locales de hostelería– siempre crea tiranteces entre la concejalía del ramo y el sector. No obstante, conscientes de la situación, para 2015 los empresarios centran sus demandas en cuestiones vinculadas a las infraestructuras.
Aunque es evidente que su deseo sería poder contar con más fondos para desarrollar iniciativas que atraigan a potenciales compradores, solucionar el recurrente problema del aparcamiento también se antoja fundamental. Con los bolsillos aún temblando por la recesión, los comerciantes afirman que el hecho de tener que pagar por estacionar coarta el ánimo de los clientes a la hora de acercarse a las zonas de compras.
Por ello, desde la asociación de la Ciudad Vieja a Matogrande, pasando por el Soho Orzán exigen al Gobierno local que busque alguna manera con la que habilitar más plazas. La propuesta contempla desde el aprovechamiento de solares vacíos a la firma de convenios con los aparcamientos públicos. Opinan que de esta manera habría más gente en las calles y se incrementarían las posibilidades de vender.
Otra de las peticiones más repetidas es, aunque suene curiosa, que el Ayuntamiento repare la supuesta “inseguridad” que ha generado al cambiar las antiguas luminarias de los barrios por unas de bajo consumo para reducir la factura eléctrica. “Se cambiaron pero las farolas siguen a la misma altura y, al tener bombillas de menor potencia, las calles quedan muy mal iluminadas”, recalcan desde Distrito Mallos y la calle Barcelona.

El comercio exige la creación de más plazas de aparcamiento libres como impulso al consumo

Te puede interesar