El pequeño comercio se suma al Black Friday pero opina que mermará las ventas en Navidad

Los carteles promocionales llevan días en los escaparates de numerosos comercios | quintana
|

El éxito de las últimas ediciones del Black Friday en la ciudad y el seguimiento que le dan las grandes cadenas ha obligado al pequeño comercio a volcarse con las promociones si no quieren perder la estela. Sin embargo, sus representantes consideran que esta época no es beneficiosa para sus balances puesto que reduce la afluencia de clientes y, en consecuencia, las ventas en Navidad.
El presidente de la Federación de Comercio de A Coruña, Miguel Agromayor, reconoce que hay comercios que “hacen buenas cifras” de negocio cuando se celebra el viernes negro –en muchos casos ya extendido a una semana– pero advierte de que “no es la panacea” para reactivar el consumo.

“Lo que se vende ahora no lo hará en Navidades; este año nos estamos uniendo por obligación pero es pan para hoy y hambre para mañana”, sostiene, por lo que se vende a un menor precio que en las fiestas y menos. El problema es que en los escaparates se han colgado descuentos de todo tipo de porcentajes, incluso del 50 y 60% del precio original de un producto, porque si el comercio de proximidad no admite como propia la campaña no puede competir con las grandes cadenas.
“Si no lo haces ni vendes ahora ni en Navidad”, comenta, dado que los potenciales consumidores acudirían a las tiendas grandes o a centros comerciales y gastarían solo en estos establecimientos.
Compras impulsivas
“A cierto nivel de compra impulsiva funciona bien”, razona el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), Adolfo López, que sostiene que más allá de eso este día no tiene sentido.
Si bien es cierto que los resultados varían según el sector y que ahora se podría dar salida al textil y el calzado de la temporada invernal, aclara que tener que hacer estos saldos antes de diciembre no es positivo. A su juicio, después será imposible que los coruñeses gasten mucho porque el poder adquisitivo es ajustado.

El pequeño comercio se suma al Black Friday pero opina que mermará las ventas en Navidad