El catamarán “Hugo Boss” llega al puerto tras sufrir una avería

El Ideal Gallego-2015-11-03-008-c994484c
|

La costa gallega está teniendo protagonismo en la regata Transat Jacques Vabre, que une Francia con América en un tributo a los navegantes de la antigua Ruta del Café, porque ya han sido varios los veleros que se han visto en apuros y han tenido que solicitar asistencia, el último de ellos el catamarán “Hugo Boss”, que llegó ayer al puerto coruñés con graves averías en su estructura, sin mástil y con una vía de agua, tras ser rescatos sus tripulantes por el Helimer el pasado sábado.
A las 15.00 horas del pasado miércoles el británico Alex Thomson y el español Guillermo Altadill confirmaban que frenaban la marcha del barco para poder solucionar en alta mar los problemas técnicos que habían surgido en las últimas horas. 
Altadill formó parte de la tripulación española de WOR 60 “Galicia 93 Pescanova” en la Whitbread 93-94. 
“Es importante que nos aseguremos de que las reparaciones se completan antes de continuar a través del Atlántico. Los patrones están bien y trabajando duro para asegurar una solución rápida al problema, si es posible”, se limitó a decir el director del equipo británico.
Según la información del tracking de la regata, el velero estaba parado a unas 120 millas de A Coruña, y a 160 millas de Vigo a las 15.30 horas, ante lo cual decidieron pedir el rescate de Salvamento a 98 millas.
Según comentó el director del equipo “Hugo Boss”, Stewart Hosford: “Ahora la preocupación es recuperar la embarcación que está a la deriva a unas 85 millas al noroeste de A Coruña”.
Finalmente la embarcación arribó ayer a A Coruña donde el equipo de tierra se encarga de valorar los daños y la posibilidad de continuar en esta regata que se realiza por parejas. 
La embarcación de nueva construcción de la clase Imoca 60 con “foils”, será la primera vez que un velero vueltamundista con esta configuración arribe a un puerto español, según la página pontoon.es.
“Hugo Boss” navegaba en séptima posición cuando anunció a la organización de la regata que tenía problemas a bordo.
Tras cinco días de competición, los vientos de la borrasca siguen pasando factura a la flota participante en esta regata entre Le Havre e Itajaí y hasta tres barcos tienen problemas.

El catamarán “Hugo Boss” llega al puerto tras sufrir una avería