Más de la mitad de empresas en ERTE tendrán que cerrar por la crisis económica del Covid-19

Un trabajador cierra la reja de su establecimiento en Plasencia | EDUARDO PALOMO
|

Una vez que concluya la moratoria de los expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE), el 31 de mayo, más de la mitad de las empresas que solicitaron este procedimiento tendrán que cerrar o se verán abocadas a realizar severos ajustes de personal mediante despidos individuales.

Los datos recopilados por el despacho de abogados Castaño Asociados reflejan el “negro panorama económico” que se cierne sobre el tejido empresarial español debido a la crisis económica por la pandemia, explica el socio del bufete Manuel Castaño.

El 25% de las empresas españolas en situación de ERTE no podrán continuar con su actividad más allá del próximo 31 de mayo, y la mitad se verán en la tesitura de llevar a cabo severos ajustes de su plantilla, ya sea a través de despidos individuales o mediante un ERE.

El bufete detectó que en los últimos meses muchas empresas se vieron obligadas a recurrir a un ERE para reducir gastos mediante la reducción de personal, engrosándose así la cola del paro.

Los sectores que en mayor medida acudieron a estas medidas fueron el financiero, telecomunicaciones, el turístico y la hostelería, como reflejan los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) correspondientes al mes de diciembre. Ese mes, la cifra de parados creció en 36.825 personas, hasta sumar 3.888.137 personas inscritas en situación de desempleo, al borde de los cuatro millones de parados.

Desde Castaño Asociados añaden que todos los indicadores económicos apuntan a que durante 2021 se seguirá destruyendo empleo mediante la activación de ERE, y las previsiones apuntan a que la tasa de desempleo puede superar con creces el 17%.

La prórroga de los ERTE supone “un balón de oxígeno para aquellas empresas que se encuentran al borde de su cierre debido a la crisis económica derivada de la pandemia”, asegura Castaño, que admite que dicha prórroga “retrasa la solución del problema y no pone fin al mismo”.

Con los datos de los que disponen, Castaño Asociados detectó un crecimiento “muy pronunciado” de las reclamaciones legales de trabajadores que no perciben sus nóminas, un porcentaje que se ha mantenido constante durante el mes de enero “sin que haya indicadores que hagan prever una reducción del mismo”.

Desde el comienzo de la pandemia, se produjeron más de 300.000 despidos, y cerca de 700.000 trabajadores están actualmente en situación de ERTE, por lo que hay una “altísima probabilidad” de que, a partir del 31 de mayo, se alcance la terrible cifra de 400.000 despidos efectivos desde marzo de 2020.

Situación hotelera

Por otro lado, aproximadamente un tercio de los establecimientos hoteleros lograron permanecer abiertos durante todo el año y los que optaron por no cerrar apenas registraron niveles de ocupación por debajo del 40%, según el barómetro elaborado por la consultora Cushman & Wakefield, a partir de los datos aportados por la consultora STR de 1.200 hoteles que suman 165.000 habitaciones.

El informe asegura que la recuperación a corto plazo se deberá orientar a la demanda doméstica y al segmento ocio. l

Más de la mitad de empresas en ERTE tendrán que cerrar por la crisis económica del Covid-19