La mediana de Primo de Rivera se cubre con vegetación tras las quejas vecinales

Los operarios comenzaron a instalar ayer la cubierta vegetal que ocultará la estructura de hormigón | pedro puig
|

El Ayuntamiento ha decidido plantar enredaderas en la mediana de Primo de Rivera, que hasta ahora ha sembrado la discordia entre los vecinos y transeúntes, y que incluso el propio alcalde, Xulio Ferreiro reconoció que, en términos estéticos, “non me acaba de convencer”. Desde ayer, los bloques de cemento han comenzado a desaparecer tras una cortina vegetal que el Ayuntamiento quiere correr sobre el asunto.
Ya hacía un mes que las quejas de algunos vecinos y comerciantes de la calle habían llegado a oídos del Gobierno local, pero este había tenido a bien que terminara de instalarse la mediana de hormigón, que estaba casi acabada, antes de tomar ninguna medida.

La barrera se había vuelto necesaria por motivos de seguridad, porque ahora existe un desnivel debido al trazado del carril bici que conectará el centro de la ciudad con O Burgo, la razón por la que hubo que eliminar la mediana vegetal que existía en la avenida anteriormente. “Aos técnicos lles dixen a ver se podía facerse unha cousa non moi agresiva e se me din que por motivos de seguridade ten que haber una solución para evitar o desnivel”, explicaba el alcalde hace ya un mes, cuando se decidieron a tomar medidas para solucionar el problema de carácter estético.
Se trata de la segunda polémica que tiene que solucionar el Gobierno local relacionada con las obras del carril bici. Anteriormente, colectivos ecologistas llevaron a cabo protestas ante los planes municipales de eliminar los árboles que se yerguen en la acera cercana al puerto.
Desde María Pita rectificaron y se anunció que se mantendrían los ejemplares pero, como reconoció en su día Ferreiro, es difícil mantener el equilibrio cuando hay tantos factores que considerar. Pero el alcalde pone por delante la seguridad: “É importante que os veciños circulen con seguridade e non que terminen caendo un escalón para abaixo por culpa de que a mediana non é dabondo”.

La mediana de Primo de Rivera se cubre con vegetación tras las quejas vecinales