Movilidad retrasa su plan de reforma del bus hasta finales de año próximo

El bus volverá a disponer de carril de uso exclusivo, aunque todavía no se sabe dónde quintana
|

El Ayuntamiento sabe que será tan difícil convencer al público de las bondades del plan de movilidad, que cambiará todas las líneas de bus, como llevar a cabo el plan en sí. Por eso la Concejalía de Movilidad ha situado a finales el año que viene el comienzo de la puesta en marcha de un plan cuyo texto presentó el autor, Salvador Rueda, en 2011. “Haberá que sacar á rúa un traballo previo de explicacións”, aclaró el concejal de Movilidad Sostenible, Daniel Díaz Grandío.
El edil sabe que la mayor parte de los usuarios del transporte público son cautivos. Es decir, que emplean este medio para desplazarse porque carecen de un vehículo privado. Muchos de ellos son ciudadanos de la Tercera Edad, afincados en sus rutinas durante años, y a los que le va a resultar difícil convencer de que tienen que cambiar. “Efectivamente, os cambios van a ter moita trascendencia para a xente que ten esa rutina, o mapa de rutas actual”, confesó el responsable de Movilidad.

consenso
Pero el plan del Ayuntamiento es conseguir que el bus se convierta en el medio de transporte favoritos, de manera que incluso aquellos que tienen coches lo descarten a favor de los buses. “Tense que buscar unha mellora para atraer os usuarios non cautivos”, Por eso el plan consiste en cambiar todas las rutas de bus, reduciendo su número a la mitad, para que las frecuencias se reduzcan a cinco minutos. Y el plan ya está hecho, advierte Grandío: “Hai grandes cuestións que non se van poder consensuar pero sí hai outras pequenas que se van poder ter en conta a través do traballo que faremos cos cidadáns”.
Sobre todo, lo que no quiere el concejal es que haya dudas entre el público. Espera que, a lo largo del año, se vayan a poder despejar. Habrá que trabajar con las asociaciones vecinales y, sobre todo, tratar de llegar a esos “usuarios cautivos” que van a ver afectada de forma severa su rutina. Y para eso, serán necesario una larga campaña con muchas reuniones.
No va a ser fácil. El plan de movilidad que se va a implantar tiene muchos aspectos que resultarán desagradables para el gran público: no solo se cambiarán las líneas de bus, sino que habrá que subir y bajar más de ellos porque se incrementarán los transbordos. Los que insistan en circular en coche tendrán que soportar la instalación de nuevos carriles bus y muchas menos plazas de aparcamiento en una ciudad en la que son escasas.

Movilidad retrasa su plan de reforma del bus hasta finales de año próximo