El Parlamento vive de nuevo una tensa sesión de la que fue expulsada una diputada de AGE

el parlamento vive de nuevo una tensa sesión de la que fue expulsada una diputada de age
|

El popular Miguel Santalices, que ayer ejercía como presidente del Parlamento, decidió suspender durante quince minutos el pleno ante las constantes interrupciones y llamadas al orden en una sesión en la que se vivieron momentos de gran tensión.
La suspensión del pleno se produjo después de la intervención del diputado de AGE David Fernández Piñeiro, tras la bronca sesión de control al presidente, en la que fue expulsada por una triple amonestación la diputada de AGE Consuelo Martínez.
Durante la sesión, según Efe, la viceportavoz de AGE, Yolanda Díaz, reprochó al presidente Alberto Núñez Feijóo que sugiriese a su grupo que se coaligase con el traficante Marcial Dorado, “cuando son ustedes –dijo al PP– los que tienen vínculos a la cuestión, con el narcotráfico”.
El presidente pidió a Díaz, “por decoro al PP”, que retirase sus palabras, lo que la diputada no aceptó, aunque Santalices lo retiró del diario de sesiones, mientras la diputada dijo: “Esto es fascismo”.

Plenas facultades
En este mismo debate, Santalices también invitó a la popular Herminia Pouso a que retirase otras palabras. Esta parlamentaria se refirió al refrán “Mens sana in corpore sano”, tras lo que dijo de Yolanda Díaz: “Dudo de que esté en plenas facultades”.
Sin embargo, la interrupción del pleno se produjo momentos después, al acabar de hablar Fernández Cerviño, cuando algunos populares le recriminaban su actitud en la sesión de control.
Santalices advirtió a los diputados de que si se mantenía la situación tendría que suspender la sesión, lo que hizo “para que se tranquilicen”, apuntó.
Por su parte, Feijóo aseguró que no se ha destruido “ningún papel, ningún documento ni contrato” entre la Administración autonómica y las empresas de Marcial Dorado y que mantenía todo lo dicho hasta el momento “sin enmiendas ni raspaduras” de la relación entre ambos.
Sin embargo, estas explicaciones de Feijóo no convencieron a la oposición que, en diferente grado, coincidió en pedir su dimisión por creer que miente.
Tanto PSdeG, como AGE y BNG preguntaron al presidente por diferentes aspectos de su relación y la de la Xunta con Dorado, en prisión, y sus empresas.
El Gobierno ofreció una relación de pagos entre 1992 y 2012 de los contratos y subvenciones entre la Xunta y las empresas de Dorado, pero Díaz dijo que eso era “una chapuza” y pidió los contratos originales.

Las leyes
Hace dos semanas, y tras otro tenso pleno, Feijóo aseguró que los reglamentos de fiscalidad y contabilidad de gasto público “exigen” mantener diez años los expedientes de gasto. Los grupos entendieron, y así se lo recriminaron ayer, que los documentos se habían destruido y que, según las leyes, sería un delito, por lo que le conminaron a que dijese si había mentido
Feijóo afirmó que no puede enseñar “lo que no existe” y apeló a una comisión de selección documental, reflejada en la ley de archivos, que es la que decidiría los documentos que se conservan y los que no.
La oposición calificó estas explicaciones de “contradictorias”, cuando no “mentira”, y pidió la dimisión de Feijóo por “indigno”, por “ocultar” información al Parlamento y por “mentir”.
El líder del PSdeG, Manuel Vázquez, consideró que Feijóo no sabe cómo pasar “esa página negra de su historia”, la de su relación “estrecha de nueve años con Dorado”, y dijo que decidió hacerlo “mintiendo” y con “contradicciones”. Feijóo respondió que había dicho la verdad y tachó Vázquez de “telonero” de los otros grupos. “Ahora me rebaja, de ser el responsable de filtrar el caso a telonero. No está mal”, replicó Vázquez, a lo que Feijóo contestó: “No tengo interés en rebajarlo. Cuando usted habla... se retrata”.
El nacionalista Francisco Jorquera apuntó que el “mejor servicio” que puede prestar Feijóo a Galicia y a su partido es dimitir, porque “perdió la credibilidad”.
“No es posible encontrar lo que no hay”, reiteró Feijóo, quien reprochó Díaz que lleve “cuatro plenos liderando la oposición”. “Ese es el único objetivo que tiene, el país no le importa nada. Solo le queda una cosa; ir en coalición electoral con Dorado a las próximas elecciones”, concluyó.
Xosé Manuel Beiras, de AGE, se levantó diciendo que eso era “un insulto” y se produjo un altercado en el que la diputada de su grupo Consuelo Martínez fue expulsada, al recibir la tercera amonestación.

El Parlamento vive de nuevo una tensa sesión de la que fue expulsada una diputada de AGE