El Rápido hace historia

Pablo Carnero metió el 0-1 para el Rápido en el Municipal de Peralada | ad
|

El Rápido de Bouzas ha hecho historia. El Rápido ha ascendido a Segunda División B en una tercera eliminatoria del playoff ante el Peralada, un potente equipo catalán hecho a medida para subir de categoría. Los goles de Pablo Carnero (0-1) y Diego Diz (2-2) fueron más que importantes para el desenlace final. El 2-2 a domicilio le sirvió al Rápido tras el 1-1 de la ida en el Baltasar Pujales.


Trabajó durante toda la semana en campos de hierba natural, tanto en O Vao –cedido por el Coruxo– como en A Madroa –por el Celta– para tratar de adaptarse mejor a las circunstancias que se encontraría en Peralada. Aún así, al Rápido le costó entrar en el partido. El Peralada hizo efectivo el factor campo en los primeros compases y metió al Rápido en su campo.


De nuevo con una selección de futbolistas de corte ofensivo –Tomás Comesaña y Pablo Carnero ejercieron de pareja de delantero, Carlos Pereira y Youssef se repartieron las bandas y Yago Pérez y Diego Diz como encargados de gobernar el centro del campo–, el Rápido de Bouzas no se amedrentó en la primera eliminatoria que jugaría la vuelta como visitante.


Consiguió sacudirse la presión superados los veinte minutos aprovechando el bajón del Peralada tras un inició en forma de arreón. Pablo Carnero, probablemente el futbolista con más talento individual del equipo vigués, sacó la zurda a pasear en el minuto 33. Quiso dar un pase mágico a Carlos Pereira, pero el balón fue interceptado por un defensa, volviéndole a su poder. Desde el balcón del área, sin controlar, sacó un zurdazo buscando el palo más lejano, ese al que nunca llegaría un Gianni Cassaro perplejo. 0-1.


El subidón fue tal que el Rápido estaba celebrando el gol cuando un ataque Rápido del Peralada terminó con el balón en la espalda de Jesús Varela, donde Xisco no estuvo acertado en la cobertura. Pase atrás para Boniquet, que se permitió el lujo de controlar, arrastrar un poco la pelota y soltar un zurdazo cruzado ante la imposibilidad de Diego García. La eliminatoria estaba totalmente igualada: 1-1 en la ida y 1-1 en el minuto 35 de la vuelta. Provocó respeto y evitó alteraciones antes del descanso.


Como en la primera, en la segunda parte el Peralada salió con una marcha más que el Rápido, al que no le quedó más remedio que defender en repliegue, protegiendo a un Diego que mostró síntomas de nerviosismo en la primera parte pero que acabaría convirtiéndose en héroe. En el 53, el portero del Rápido se comió una falta lateral botada, muy bien, eso sí, por Coro, el futbolista con más calidad del Peralada. 2-1 partido cuesta arriba en terreno hostil.

Estallido final
Con menos talla –Parda entró por Tomás Comesaña– el Rápido no solo mejoró sino que se hizo con el control y pasó a jugar más tiempo en campo contrario. Y en área contraria, donde apareció Diz para provocar el estallido final, el gol de un ascenso a Segunda B.

El Rápido hace historia