La fiscal del caso “Ruby” recibe una carta con dos balas mientras se intensifican las amenazas

La fiscal sostiene que Ruby mantuvo sexo con Berlusconi efe
|

La fiscal del caso “Ruby”, en el que se juzga al ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi por supuesto abuso de poder e incitación a la prostitución de menores, recibió una carta con dos balas, se que suma a las amenazas anónimas que recibe cada vez con más frecuencia.
El fiscal jefe de Milán, Edmondo Bruti Liberati, informó ayer  de la recepción ayer en el Palacio de Justicia milanés de un sobre con dos proyectiles destinados a Ilda Boccassini, representante de la Fiscalía en el juicio en primer grado por el caso “Ruby”.
“En las últimas semanas se han recibido, siempre en aumento, numerosas cartas anónimas con graves amenazas hacia la fiscal Boccassini y, en último lugar, ayer, una carta que contenía dos proyectiles”, explicó Bruti.
Las cartas con insultos y amenazas de muerte contra Boccassini, que se enviarán a Brescia para que sus magistrados las investiguen, se han intensificado, según la Fiscalía de Milán, después de que ésta solicitara el pasado día 13 una condena de seis años de prisión e inhabilitación de por vida para cargo público para Berlusconi, quien actualmente es senador.
“La Fiscalía de Milán y todos sus magistrados desempeñan, y seguirán desempeñando con inmutable serenidad, la tarea de desarrollar investigaciones y defender la acusación en la fase oral, en el más riguroso respeto de las reglas y las garantías procesales, fiel al principio constitucional de la igualdad de todos ante la ley”, sentencia.
Boccassini protagonizó hace diez días una muy seguida vista por el caso “Ruby”, en la que hizo uso de su turno de palabra para ilustrar durante más de seis horas los motivos que le llevan a solicitar la condena de Berlusconi, paso previo a que el juicio en primer grado llegue a su fin previsiblemente el mes que viene.
La fiscal, considerada como una de los principales enemigos públicos del ex primer ministro, sostuvo entonces que “no existe duda” de que la joven marroquí Karima El Marough, alias Ruby, “había mantenido sexo con Berlusconi y obtenido beneficios a cambio” cuando aún no había cumplido 18 años.

La fiscal del caso “Ruby” recibe una carta con dos balas mientras se intensifican las amenazas