Rivera pide a Pedro Sánchez que “salga del bucle” y le recuerda que no está en 2016

Sánchez preside la reunión del grupo parlamentario | sergio barrenechea (efe)
|

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, pidió ayer al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que salga del “bucle” porque ya no está en 2016 y exhortó a los diputados socialistas a demostrar en el Congreso su voluntad de impulsar cambios en España.


“Pedro Sánchez está en el bucle todavía, le escuchas hablar y parece que está en 2016”, declaró durante una reunión de su grupo parlamentario, donde advirtió al nuevo líder socialista de que “los españoles no se merecen más bloqueo” y que el momento del “no es no” ya pasó. “Ahora es sí a los españoles, sí a las reformas y sí a la legislatura”, concluyó.


Rivera insistió en que, “a diferencia de Podemos y los separatistas”, Ciudadanos quiere ganar al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “en las urnas” y con un proyecto mejor. “No vamos a entrar en el bucle de Pedro Sánchez y volver al pasado, vamos a mirar al futuro”, añadió.

Limitación de mandatos
Tras apuntar que ahora Sánchez no es diputado porque renunció a su escaño el octubre por “tácticas internas”, dijo que eso no es culpa de Ciudadanos y que lo que toca ahora es trabajar en el Congreso.
“El PSOE, si quiere cambiar las políticas, que lo demuestre”, manifestó antes de afirmar que “los cambios no vienen por gritar o dar espectáculo, ni por pactar con los partidos que quieren dinamitar la convivencia, sino al forzarlos con una mayoría parlamentaria”.


Concretamente, espera que los socialistas, que antes “no querían” suprimir los aforamientos políticos, limitar los mandatos del presidente del Gobierno, investigar en el Congreso el “saqueo” de las cajas de ahorro o cambiar la Ley Electoral porque estaban en el “bipartidismo obsoleto”, apoyen ahora con sus votos esas medidas de regeneración.


En definitiva, el presidente de la formación naranja desearía un PSOE que no estuviese “enzarzado” en cuestiones internas ni “obsesionado con contentar a los nacionalistas y a Podemos”, sino que trabajase por promover reformas junto a Ciudadanos.
Mientras, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, anunció que llamará mañana a los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, y Ciudadanos, Albert Rivera, para ofrecerles “empezar a caminar” juntos con una iniciativa dirigida a “rescatar a los jóvenes”.

Grupo de trabajo
Sánchez, que ya nombró a un grupo de trabajo liderado por su número dos, Adriana Lastra, para negociar esa iniciativa conjunta, insiste así en su idea de conformar una mayoría parlamentaria con las que en su momento se llamaron “fuerzas del cambio”, con el fin de hacer frente al PP.


Para ello recurrió a un sector como el de los jóvenes, en el que los tres partidos tienen espacios de encuentro.
“Yo les pregunto ¿cuánto podemos avanzar juntos? ¿cinco, diez, veinte metros, cien metros? ¿Podemos llegar hasta la Moncloa juntos? No lo sé, pero lo importante es que hagamos ese camino juntos, que empecemos a caminar y ese camino se hace andando”, propuso ayer Sánchez a Iglesias y Rivera, en el discurso que dirigió a los parlamentarios del grupo socialista.

Equidistancia
Su mano tendida hacia un camino que ya se descubrió sin salida hace más de un año llevó a Irene Montero, la portavoz de Podemos, pidió al líder socialista que abandone su “equidistancia”.
Por lo pronto Sánchez llamará mañana a Rivera y a Iglesias, con los que aspira a reunirse la semana que viene –”imagino que por separado”, dijo–, mientras su equipo ya está en marcha preparando el trabajo de lo que ha llamado la “mesa del cambio”.


Además de Lastra forman parte de ese grupo de trabajo el nuevo secretario de Emprendimiento, Ciencia e Innovación del PSOE, Francisco Polo; el de Política Económica y Empleo, Manuel Escudero; el secretario ejecutivo de Empleo y Relaciones Laborales, Toni Ferrer; así como los portavoces vinculados a este tema del Congreso y el Senado.


En el Congreso, el líder socialista recibió ayer la “lealtad” de diputados, senadores y europarlamentarios, en la reunión que ha mantenido con ellos a puerta cerrada. Una reunión “muy fría”, aseguraron algunos asistentes, ante un auditorio dividido, ya que el 50,26% le apoyó a él en las primarias y el 49,74% a Susana Díaz o Patxi López, según fuentes parlamentarias.


También con los suyos Sánchez optó por buscar los espacios comunes, sin hacer mención a asuntos espinosos.

Rivera pide a Pedro Sánchez que “salga del bucle” y le recuerda que no está en 2016