El motín que organizan los capitanes

QUINTANA. JORNADAS FORMATIVAS EN EL MASCULINO
|

Parece que hoy en día, ser padre tiene mucho que ver con vigilar el móvil del hijo y comprobar con quien contacta a través de las redes sociales. Pero lo cierto es que, a pesar de los cambios que traen consigo las nuevas tecnologías, los progenitores de hoy en día tienen las mismas preguntas que se  han planteado siempre: cómo imponer su autoridad, qué darle de comer y cómo afrontar el espinoso asunto de la sexualidad y los cambios que experimenta su cuerpo. Y es por eso motivo que las ANPA de los colegios de Rafael Dieste y Salvador de Madariaga, con 200 socios cada uno han organizado un ciclo de talleres titulado “Los miércoles son de los padres” que comenzó ayer con la charla “Todo barco tiene su capitán”.
“Hicimos una encuesta previa y esas fueron las cuestiones que más salieron”, explicó Santiago Rey. El secretario del ANPA del Rafael Dieste comentó que para muchos padres, fue una sorpresa que se les preguntara por su opinión. “No estamos acostumbrados a que nos pregunten qué queremos saber”, explica. Lo que quizá fuera el motivo de que la sala de actos del Rafael Dieste estuviera llena, aunque el próximo miércoles le corresponderá a Salvador de Madariaga. Ambos centros comparten una misma manzana y los padres de sus alumnos, preocupaciones. 
En muchas ocasiones, a los padres de hoy en día les resulta más difícil hacer valer su autoridad, sobre todo porque, como señala Rey, “ahora todo ha cambiado y si hay suerte, los dos trabajan, así que están mucho menos tiempo con el niño”. El resultado es que a veces el menor no reconoce la autoridad de sus padres. “El otro día, una madre me contaba la historia de cómo su hijo se subía a la mesa y no quería bajarse. Le pregunté la edad y resultó que solo tenía tres años”, recuerda Rey.

herramientas
Es para tener herramientas que emplear en esta clase de situaciones que se celebró ayer. “No se trata de una  charla, sino más bien de un taller en el que la gente puede hacer preguntas y exponer su caso”, explicó Rey. La responsable del taller de ayer fue la psicóloga Monteserrat Cerviño, de Adafad. Desde esta asociación, que ayuda a familias con problemas, señalan que es un error mostrarse demasiado comprensivo con los menores.
“Los estudios demuestran que un equilibrio es mejor. Los niños necesitan autoridad y agradecen que les pongamos límites”, explican. Cuáles deben ser esos límites, depende de cada caso. El siguiente taller “Si me chillas no te oigo”, girará en torno a qué hacer cuando las emociones nublan el diálogo racional y los siguientes serán “Escuela de aprender a comer”, violencia de género, sexualidad, e imagen corporal.
Como dicen desde el ANPA del Rafael Dieste, “necesitamos hablar y que nos hablen de estos temas. Pero quedan en el tintero otros muchos temas que esperamos incluir en futuras ediciones, como la drogadicción o del uso de nuevas tecnologías, gestión de estrés… En definitiva, todo aquello que nos ayude a educar lo mejor posible a nuestros hijos”. n

El motín que organizan los capitanes