La conselleira de Infraestruturas reclama el traspaso de la AP-9 “con más convicción si cabe”

Ethel Vázquez y su equipo llegan a una rueda de prensa en San Caetano | aec
|

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, reclamó el traspaso de la autopista AP-9 tras el cambio de dueños, ahora “con más convicción si cabe”. En cualquier caso,  defendió que “lo mejor para Galicia” es que la AP-9 sea de titularidad autonómica, “independientemente de las manos en que esté”.
Así se pronunció a preguntas de los periodistas en Madrid después de que Globalvía acordase con Abanca, Kutxabank y Sacyr la compra del 55,6% de Itínere por 723 millones de euros.

Velar por la calidad
“Estamos convencidos de que tener la titularidad supone velar por la calidad de forma directa, más efectiva e incluso planificar las obras de forma más rápida y eficiente, atendiendo a las necesidades territoriales”, expuso.
Los grupos políticos gallegos ven aún más necesario el traspaso de la AP-9 tras su cambio de propietarios
En el mismo sentido se ponunciaron ayer los cuatro grupos políticos con representación en el Parlamento de Galicia –PPdeG, PSdeG, En Marea y BNG–  quienes consideraron aún más necesaria la transferencia de la titularidad tras el cambio de dueños..

Control de proximidad
Este tema volvió a centrar ayer las ruedas de prensa ofrecidas por las formaciones políticas gallegas. Al respecto, el portavoz parlamentario de los populares gallegos, Pedro Puy, recordó que la propia Cámara gallega expresó su convicción de que “la gestión” de esta infraestructura “mejoraría” si “las relaciones de control se hiciesen desde la proximidad”, en este caso por parte de la Xunta.
En este sentido, consideró que la operación producida el viernes no supone más que “un cambio de la propiedad” que “enfatiza la importancia que tendría la transferencia para controlar que la nueva dirección cumpla los compromisos que tiene esa concesión”. “De estar transferida, la Xunta tendría más capacidad para controlar que se está cumpliendo”, ha indicado.
El socialista Xoaquín Fernández Leiceaga aseguró que con la titularidad en Galicia se puede ser “más sensible” a cuestiones que afectan al funcionamiento de esta infraestructura. “Es una oportunidad para reflexionar sobre las ventajas de la gestión desde la proximidad, que es lo que garantizaríamos si está en manos de la Xunta”, señaló.
Asimismo, consideró que el cambio en la propiedad “no debe escandalizar” ya que “no cambia para nada una situación” que provocó el Gobierno de José María Anzar al garantizar que la Autopista AP-9 pueda estar en “manos privadas hasta el año 2048”.
Tras el pronunciamiento de portavoz socialista, la diputada de En Marea Eva Solla aseguró que la compra de Itínere “no cambia” la postura del partido instrumental, que reclama que la transferencia de la titularidad de la autopista debe ir acompañada de su “nacionalización”.
“Queremos que la AP-9 sea gallega, pero que sea pública”, ha remarcado Solla, que censuró la gestión “deficitaria” de una infraestructura que “los gallegos han pagado de su bolsillo”.
Por su parte, la diputada del BNG Olalla Rodil exigió “luz y taquígrafos” en el cambio de propietario de la autopista AP-9, “que pasa de unos fondos de especulación a unos fondos buitre nuevos”, así como una reunión “inmediata” de la comisión bilateral de Xunta y Estado para “ver si de una vez por todas se negocia el traspaso de la gestión” a Galicia. l

La conselleira de Infraestruturas reclama el traspaso de la AP-9 “con más convicción si cabe”