SADA - Sargadelos no acepta rebajar ni uno solo de los 29 despidos en O Castro

La plantilla pierde las esperanzas de un cambio de rumbo javier alborés
|

La fábrica de Cerámicas O Castro se quedará, salvo que se produzca un cambio de opinión –que nadie espera, por otra parte– en el último momento, sin los 29 trabajadores que la dirección del Grupo Sargadelos quiere despedir con la aplicación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción, lo que hará que la plantilla se reduzca nada menos que en un tercio de la noche a la mañana.
No es que los sindicatos fueran muy optimistas al inicio del período de consultas, pero siempre reservaron una pequeña esperanza a que las condiciones de este ERE se suavizaran de una manera u otra.
Pero la reunión celebrada en la jornada de ayer, la penúltima antes del final del período de negociaciones entre la dirección de la compañía y los representantes del comité de empresa y asesores sindicales, supuso a su finalización una losa encima de los empleados.
El mensaje no fue ni mucho menos distinto de las anteriores reuniones –todas ellas en Santiago porque la empresa se empeñó en que las dos fábricas, la de Sada y la de Cervo, se sentaran en la misma mesa–, pero el hecho de que el tiempo se agote ha ido minando la moral de los trabajadores. Es decir, no hay una sola concesión, ni un solo movimiento.

propuestas
El portavoz de la CIG, Victorino Ares, confirmó ayer que la compañía no rebajará ninguno de los 29 despidos planteados de inicio. Y no solo eso, sino que a todas las sugerencias, las peticiones, las propuestas que han hecho sindicatos y comité de empresa, han dicho que no. Por un lado, algunas de esas iniciativas presentadas por los representantes de los empleados de O Castro pasan por barajar la posibilidad de hacer prejubilaciones para reducir los despidos. Nada.
Otra, la de esperar a que finalice el ERE temporal (ERTE) –de suspensión del 50% y que se aplica durante todo este año natural– para buscar alternativas como la de ampliar precisamente esa modalidad de regulación “al máximo de lo que permita la ley”, como apuntó Ares, para, mientras tanto, y sin un límite de tiempo como el que ahora acecha en el período de consultas, sentarse a buscar otro tipo de soluciones. Tampoco les vale.
Y otra más. Que se abra la opción de que haya bajas voluntarias de trabajadores que, viendo un futuro poco esperanzador para la empresa, pudieran acogerse a esta medida con unas condiciones que no supusieran para la compañía un desequilibrio económico. Esto es, aunque sea aceptando los 20 días por año trabajado. Pues no, no lo aceptan.
Hoy se le comunicará todo esto a la plantilla de O Castro en una nueva asamblea de trabajadores al término de la jornada laboral y decidirán si la marcha del pasado viernes se repite esta semana, pero el jueves, dada la festividad del día 6. n

SADA - Sargadelos no acepta rebajar ni uno solo de los 29 despidos en O Castro