A restaurar el maleficio

13 marzo 2011 A CORUÑA, 26/02/2011.- El delantero portugués del Real Madrid Cristiano Ronaldo (i) conduce el balón presionado por el defensa del Deportivo de La Coruña Laureano Sanabria "Laure" durante el partido correspondient
|

c.a.f.
a coruña

El Deportivo intentará recuperar el próximo sábado el maleficio que rompió el Real Madrid en Riazor en las últimas temporadas y ante un entrenador, el italiano Carlos Ancelotti, que también sufrió uno de sus mayores batacazos en ese mismo escenario cuando dirigía al Milán italiano en 2004.
El campo que se le resistió al conjunto blanco durante casi dos décadas, ha perdido ese sello desde que a finales de enero de 2010, con el chileno Manuel Pellegrini en el banquillo, el vigente campeón de Europa superó al Deportivo (1-3) con el acierto de Granero y Benzema (dos goles) en un excelente partido de Guti, que dejó para el recuerdo un taconazo.
Desde aquella visita, el Madrid sacó un empate en Riazor (0-0) en la siguiente temporada, en la que el Deportivo perdió la categoría, y se impuso en la campaña 2012-13 (1-2), en la que los blanquiazules volvieron a caer a caer a Segunda División.
Pero hasta 2010, el campo coruñés había sido un terreno maldito para el Real Madrid, donde jugadores como Casillas o Raúl se estrellaron una y otra vez.
Todo empezó cuando el Deportivo empezó a ser ‘SúperDepor’, de la mano de Arsenio Iglesias, en la quinta jornada de la temporada 1992-93, en la que los blanquiazules le remontaron un 0-2 a los blancos (3-2).
Aquel fue, para muchos, el inicio de aquel equipo que se coló en el grupo de los grandes de la Liga y de la Champions durante casi tres lustros, hasta mediados de la década pasada.
Contando aquella victoria y hasta que se rompió el maleficio en tierra de ‘meigas’, el Real Madrid sufrió en A Coruña de forma consecutiva doce derrotas y cinco empates.
En Riazor también se estrelló Ancelotti, que en la edición 2003-04 de la Liga de Campeones fue eliminado por el Deportivo en la vuelta de los cuartos de final. Fue goleado (4-0) después de haberse impuesto con claridad (4-1) en la ida.
El Deportivo cayó en las semifinales ante el Oporto de José Mourinho, que con el Madrid también consiguió imponerse en A Coruña.

A restaurar el maleficio