Un ejemplo de auténtica niña prodigio

|

  Con tan solo cinco años, Patti Austin actuaba por primera vez en el Apollo Theatre de Harlem de la mano de su madrina Dinah Washington. Fue así como la niña prodigio falseaba su fecha de nacimiento para poder viajar a Europa con su padrino y compartir escenario con Sammy Davis, Ray Bolger y Harry Belafonte. En 1976, llegaba su primer álbum “End of a rainbow”, al que le seguirían “Havana Candy” y “Body Language”. En los ochenta, Austin colaboró con gente como Michael Jackson o Angela Bofill para llegar con nuevos álbumes a los primeros puestos de las listas de venta y realizar interesantes mezclas de standards del pop y del jazz.

Un ejemplo de auténtica niña prodigio