La ONU denuncia la muerte de 50 civiles en ataques contra hospitales y colegios en Siria

ATTENTION EDITORS - VISUAL COVERAGE OF SCENES OF DEATHA man holds the body of a dead child after airstrikes by pro-Syrian government forces in the rebel held al-Qaterji neighbourhood of Aleppo, Syria February 14, 2016. REUTERS/Abdalrhman Ismail TEMPLATE
|

Naciones Unidas denunció ayer la muerte de al menos 50 civiles en ataques contra cinco hospitales y dos colegios en las provincias sirias de Alepo e Idlib, recordando que se trata de “una flagrante violación del Derecho Internacional”.
“El secretario general está profundamente preocupado por las informaciones sobre ataques con misiles contra al menos cinco instalaciones médicas y dos escuelas en Alepo y en Idlib”, declaró el portavoz de la ONU Farhan Haq.
Si bien Haq no detalló el balance, se sabe que al menos 23 civiles fallecieron por el impacto de misiles en tres hospitales y una escuela en localidades bajo control de los rebeldes sirios.
Al menos catorce personas murieron en la localidad de Azaz, en Alepo, por la caída de misiles en una escuela en la que se refugiaban familias que huyen de la ofensiva del Gobierno de Bashar al Asad y un hospital para niños.
Las bombas también golpearon otro refugio para desplazados al sur de la localidad y un convoy de camiones, según otro residente. “Hemos estado trasladando a decenas de niños gritando del hospital”, relató el médico Juma Rahal, que precisó que al menos dos niños murieron y decenas de personas resultaron heridas. En otro incidente separado, varios misiles impactaron en otro hospital en la localidad de Marat al Numan, en la provincia de Idleb, según denunció el presidente de Médicos Sin Fronteras (MSF) Francia, Mego Terzian, que apoyaba al centro. “Hubo al menos siete muertos entre el personal y los pacientes y al menos ocho miembros del personal de MSF han desaparecido y no sabemos si están vivos”, dijo.
Los residentes locales responsabilizaron a los bombardeos rusos, denunciando que los aviones del Kremlin fueron más numerosos y las municiones más potentes que las empleadas normalmente por el Ejército sirio.
“Fue destruido por la Fuerza Aérea de Estados Unidos. La Fuerza Aérea rusa no tiene nada que ver”, alegó, por su parte, el embajador sirio en Moscú, Riad Haddad. Otros culpabilizaron al Gobierno sirio.

La ONU denuncia la muerte de 50 civiles en ataques contra hospitales y colegios en Siria