Las cámaras de tráfico multan ya a niveles cercanos a antes de la crisis

el ideal gallego-2020-06-18-011-c3c48010
|

El tráfico en las calles se va restableciendo poco a poco y, aunque todavía está lejos de los niveles anteriores a la cuarentena, ya se hace notar. De hecho, las multas por aparcamiento indebido en las Vías Prioritarias Vigiladas (VPV) que se tramitan diariamente a través de las cámaras ya casi han vuelto a niveles anteriores a la crisis, superando las veinte diarias, aunque en algún momento dado han rondado las 40, según fuentes municipales.

De las 37 cámaras que está utilizando la Policía Local para controlar la doble fila y otros tipos de estacionamiento incorrectos, más de la mitad están repartidas entre Juan Flórez, San Andrés, Rosalía de Castro, Federico Tapia, A Falperra, Médico Rodríguez, Nicaragua, Orquesta Sinfónica y Fernando Macías. Desde que el Ayuntamiento los activara en octubre pasado, se habían convertido en la verdadera némesis de aquellos conductores que se detenían en la calzada más de los cinco minutos reglamentarios.

Durante lo peor del confinamiento, los sensores habían sido desactivados. No tenía sentido mantenerlos con todo el mundo confinado en su casa, pero los ojos electrónicos volvieron a abrirse hace hoy un mes y, desde entonces, no han parpadeado.

Al día

A lo largo de este mes, fase de desescalada, el número de multas diarias no ha dejado de crecer. Además, hay que tener en cuenta que los policías municipales encargados de las VPV no han estado inactivos en ningún momento, porque durante la cuarentena han estado tramitando las multas atrasadas, que debido a problemas informáticos que surgieron durante la puesta en marcha de las cámaras, no había sido posible enviar anteriormente. De manera que muchos coruñeses o vecinos del área han recibido el apercibimiento en sus buzones de una sanción que creían ya perdida en los vericuetos de la burocracia.

Es un revés para la política de movilidad municipal que, como todas, pretende expulsar al vehículo privado de las calles y convertir su presencia en residual y crear nuevos hábitos. Los avances en la peatonalización o en la implantación de la zona 30 (que este mismo mes dieron un nuevo paso con el carril 30 en Juan Flórez, una de las calles con cámaras) chocan con la necesidad de muchos vecinos del área metropolitana de desplazarse de dentro a afuera de la ciudad.

No hay que olvidar que cerca de la mitad de los desplazamientos dentro de A Coruña se realizan de pie, pero que cada día 100.000 viajes se realizan dentro y fuera del casco urbano y que el año pasado, por primera vez, se redujo el aparcamiento.

Las cámaras de tráfico multan ya a niveles cercanos a antes de la crisis