El atacante del tren niega que viajase a Siria y afirma que le robaron los papeles

|

El presunto terrorista Ayoub El Kahzzani, autor del ataque en el tren Thalys el viernes pasado, negó a la Policía haber viajado a Turquía, y todavía más a Siria, como lo afirman los servicios secretos españoles, y aseguró que le robaron los documentos de identidad en Bruselas.
La abogada que lo asistió al ser arrestado en Arras, Sophie David, en declaraciones divulgadas ayer, contó que en los primeros interrogatorios El Kahzzani “negó haber ido a Turquía y todavía más a Siria como lo han afirmado los servicios del antiterrorismo español”. Precisó que había reconocido haber estado por varios países europeos en los últimos seis meses, en concreto con al menos un paso por Francia –sin precisar dónde ni cuándo–, pero también en Austria, Andorra, Bélgica y en Colonia, en Alemania.
De acuerdo con esa versión, el supuesto robo de sus papeles y la utilización fraudulenta de ellos por otras personas, podría explicar que los servicios secretos tuvieran indicios de que había volado a Turquía, primera etapa para muchos yihadistas internacionales para entrar en Siria.
Los investigadores franceses, en cooperación con las fuerzas del orden y con los servicios secretos de otros países europeos, tratan de establecer el perfil y la trayectoria de este marroquí de 26 años, en particular desde que se fue de Algeciras en 2014.
El ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve, dijo el sábado que se tenía constancia de que después de eso vivió en Bélgica en 2015, pero no hizo ninguna alusión a las informaciones filtradas por España de que vivió en Francia y de que viajó a Siria.
Francia, a instancias de la información que había recibido de España en febrero de 2014, lo fichó por su potencial riesgo terrorista, para que se activara la alerta en el caso de que se detectara su presencia en Francia. Un extremo que hasta ahora las autoridades francesas no han confirmado. Lo que sí que señalaron es que tuvieron noticia de que el 10 de mayo pasado había realizado un vuelo Berlín-Estambul, y al día siguiente lo comunicaron a España, que respondió un tiempo después haciendo notar que el joven marroquí ya no vivía en España, sino en Bruselas.
La letrada de Arras –que ya no es la que se ocupa de la defensa de El Kahzzani, desde su traslado ayer a la sede de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) cerca de París– reiteró que el joven niega cualquier voluntad terrorista en su ataque al tren. “Le chocó el carácter terrorista que se atribuía a su acción” porque su plan era “cometer un atraco para comer”, y para eso utilizó las armas que había encontrado en un parque cerca de la estación de tren de Bruselas, donde dormía con otros sin techo.
Además, no solo aseguró que él no se dio cuenta de que el kalashnikov que llevaba se había disparado –hirió de bala a un hombre, que sigue hospitalizado grave en Lille–, sino que sostuvo que el arma se le atascó y le redujeron rápidamente.
Por su parte, Spencer Stone y Alek Skarlatos, los dos militares estadounidenses que protagonizaron la acción que permitió reducir al atacante, afirmaron ayer que el fusil kalashnikov de Ayoub El Kahzzani se encasquilló, pero sus intenciones criminales eran evidentes. Stone añadió que “no se necesitan nueve cargadores para desvalijar un tren”.

El atacante del tren niega que viajase a Siria y afirma que le robaron los papeles