Las obras de Riazor se retrasarán un mes más por la necesidad de nuevas mejoras

Las grúas todavía rodean el estadio de Riazor para la colocación de las nuevas cubiertas | patricia g. fraga
|

Las obras del estadio de Riazor sufrirán un retraso de otro mes después de que se tengan que incorporar mejoras relacionadas con el posterior mantenimiento y conservación de las nuevas cubiertas. La previsión inicial del Gobierno local era que los trabajos estuviesen finalizados a mediados del pasado mes de agosto, pero ahora no lo estarán hasta dentro de un mes aproximadamente.
Con este nuevo retraso se incrementa en al menos un mes más la ejecución de unos trabajos que en la actualidad ya suman dos meses y medio por encima de la fecha de conclusión inicialmente prevista por el Gobierno local y que era el 14 de agosto.
Estos plazos suponían que no habría afección a los partidos del Deportivo como local, pero los retrasos llevaron a que hubiese reubicación de socios en cuatro partidos y no fue hasta el pasado fin de semana contra el Reus cuando todos los abonados pudieron acudir a su localidad, aunque algunos ubicados en los fondos se tuvieron que mover por estar mojándose. El concejal José Manuel Sande afirmó recientemente que a finales de este mes o principios de noviembre acabarían los trabajos, algo que no se producirá.

Pasarelas y líneas de vida
La junta de gobierno local aprobará mañana una modificación del contrato de ejecución de las obras después de que desde Inspección de Trabajo se emitiese un informe en el que se requieren accesos a la cubierta para su mantenimiento así como las correspondientes pasarelas para el tránsito sin que exista riesgo para el trabajador. 
Este informe fue ratificado por los directores facultativos de las obras, quienes estiman que el incremento en el precio de las obras será de 210.203,58 euros, que se añadirán a los alrededor de 7 millones de euros en que está valorado el proyecto inicial.
En concreto, la Inspección de Trabajo indica que es necesaria la ejecución de una pasarela sobre la cubierta así como los soportes necesarios para su mantenimiento. También señalan que se deberán implantar líneas de vida que deberán estar ancladas a la pasarela, unos sistemas de protección contra caídas y que se utilizan principalmente para trabajos en altura. Este sistema ya se incluyó en el proyecto inicial, pero el problema surge al considerar que la cubierta está hecha de un material que no es transitable.
En la solicitud de modificación del proyecto se incluye la ampliación en un mes del plazo de ejecución de las obras, un nuevo retraso que sumar a los dos meses y medio transcurridos desde la fecha señalada inicialmente para culminar los trabajos. Esta modificación también supone la suspensión temporal parcial debido a que “la naturaleza de las obras requiere la paralización de aquellas unidades de la obra principal relativas al sistema de cubrición en la zona afectada por la pasarela”, según el informe del servicio de Edificación municipal que supervisa los trabajos. l

Las obras de Riazor se retrasarán un mes más por la necesidad de nuevas mejoras