Sánchez arropa a Illa y el soberanismo cede el protagonismo a sus presos

Forcadell abraza a Junqueras en presencia de Pere Aragonés | marta pérez (efe)
|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, arropó ayer, por segunda vez en dos días, al candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Salvador Illa, mientras JxCat y ERC dieron en este inicio de campaña todo el protagonismo a sus presos.

Los candidatos socialistas e independentistas no son los únicos que hicieron entrar en campaña a pesos pesados de sus respectivos espacios políticos: la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, recaló en Barcelona para apoyar al cabeza de lista del PPC, Alejandro Fernández, mientras que la líder de Cs, Inés Arrimadas, protagonizó el acto electoral de su formación.

Después de haber participado en el inició de la campaña de Illa el pasado jueves, Sánchez ha acudido a un mitin del PSC en Tarragona para hacer un llamamiento a concentrar el voto en el candidato del PSC, al que definió como el único capaz de liderar el cambio que necesita Cataluña para pasar página del procés: “La sociedad catalana no soporta más trincheras y decadencia”, dijo.

Desgobierno o reencuentro

Sánchez aseguró que en estas elecciones habrá que elegir entre “desgobierno independentista” o el “reencuentro” y la buena gestión que representa a su juicio Illa, a quien ve como blanco de los ataques del resto de candidaturas.

“Solo sueñan con aniquilarse unos a otros, son parte del problema. Ahí los tenéis, bajo distintas siglas proclaman un mismo lema: ¡Todos contra Illa!”, añadió.

En el mismo acto, Illa aseguró que si es president formará un Govern “cohesionado” que dé estabilidad a Cataluña y ponga fin al “espectáculo” de la división entre JxCat y ERC.

En paralelo, tanto JxCat como ERC aprovecharon el régimen de semilibertad de los presos del procés, concedido por la Generalitat, para darles voz.

Reactivar la DUI

Jordi Sánchez, Jordi Turull, Josep Rull y Quim Forn participaron en un acto en Barcelona, al lado del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en apoyo a la candidata de JxCat, Laura Borrás, que prometió reactivar la declaración de independencia de 2017 si el soberanismo logra superar el la mitad de los votos y propuso un Govern con ERC y la CUP.

En cambio, el líder de ERC, Oriol Junqueras, hizo un llamamiento a ganar “a los de siempre” el 14-F para hacer posible que Esquerra tenga “una mayoría lo más sólida posible en el Parlament” y se forme un Govern liderado por Pere Aragonés.

Tras acudir a una oficina postal para solicitar el voto por correo, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, afirmó que los presos del 1-O han salido de la cárcel por decisión del Govern, “porque el independentismo está muy nervioso”.

Mientras tanto, en un acto del PPC en Barcelona, Isabel Díaz Ayuso consideró que “es un delito que en Cataluña, con el clima que hay, esté todo cerrado”, en referencia a las medidas restrictivas adoptadas por la Generalitat para frenar el avance del coronavirus.

El candidato Alejandro Fernández, a su vez, consideró que “Madrid está haciendo las cosas mejor que Cataluña” y “solo los chovinistas nacionalistas obsesionados con el ombligo se niegan a reconocerlo”.

Equidad territorial

Desde Amposta (Tarragona), la cabeza de cartel de En Comú Podem en las elecciones catalanas, Jéssica Albiach, propuso al resto de formaciones un “pacto por el Ebro” que garantice la “equidad territorial” para evitar una Cataluña “a dos velocidades”.

La CUP, por su parte, organizó un acto con su candidata Dolors Sabater y con la participación telemática desde Suiza de la exdiputada Anna Gabriel, que ha avisado de que su formación no entrará en un Govern “que venga a gestionar miseria”.

En cambio, el expresident Artur Mas ha salido en apoyo de la candidata del PDeCat, Ángels Chacón, y afirmó en un vídeo difundido a través de su cuenta de Twitter, que a Cataluña le irá mejor si la llave del futuro Govern la tiene ella y no la CUP. Mas también expresó su apuesta por un Govern soberanista.

Mas anunció el pasado mes de septiembre su continuidad en el PDeCat y que no se integraba en JxCat para no contribuir a la división del independentismo.

Sánchez arropa a Illa y el soberanismo cede el protagonismo a sus presos