El Times Square de los Cantones, futuro atractivo turístico

Las escaleras rojas de Times Square, en Nueva York
|

La futura reforma de los Cantones presentada por el Gobierno local el pasado jueves ha despertado todo tipo de opiniones acerca de su resultado. Uno de los elementos que más ha llamado la atención de los coruñeses es la marquesina que estará ubicada frente al Obelisco y disimulará la salida del párking, además de servir para que los ciudadanos puedan disfrutar de espectáculos, exposiciones y actividades públicas. 

Su futuro aspecto, en forma de grada en su parte posterior y por la que los peatones podrán subir, recuerda a las famosas escaleras rojas de Times Square, en Nueva York. En la ciudad estadounidense esta cubierta está situada sobre unas taquillas de venta de entradas para espectáculos de Broadway y es uno de los puntos más visitados por los turistas, ya que permite sentarse y observar toda la plaza sin obstáculos. En los Cantones, si bien el tráfico de viandantes es infinitamente menor que en Times Square, la infraestructura tendrá el mismo fin. Y es que el entorno del Obelisco será transformado en una sala de ocio en la que se implantará nuevo mobiliario urbano.

La similitud de aspecto es clara, pero ¿conseguirá la futura marquesina coruñesa captar todas las miradas de los visitantes y ser objeto de descanso y ocio, tal y como se pretende? Para descubrirlo habrá que esperar hasta el fin del actual mandato municipal, porque, tal y como indicaron la regidora, Inés Rey, y el concejal de Urbanismo, Juan Díaz Villoslada, en la presentación del proyecto, la obra se tratará de licitar antes de estos tres años que restan para unas nuevas elecciones municipales.

El comercio opina
Los comerciantes de proximidad del centro evalúan los posibles efectos de esta reforma que cambiará el punto neurálgico de la ciudad en un corto plazo de tiempo. Desde Casa Cuenca, el presidente de la Zona Comercial Obelisco, Javier Mosquera, cree que se trata de un proyecto ambicioso y espera que se finalice en esta legislatura, pero considera que era prioritario llevar a cabo las obras de San Andrés y convertirlo en un bulevar. “En A Coruña el clima es el que es, y la época de paseos dura poco. El resto del año llueve, hace frío y la gente no se anima a caminar por el centro de la ciudad”, sostiene. 

Además, para que tenga éxito, comenta que sería necesario agilizar el transporte público y mejorar la movilidad, ya que “San Andrés y el Paseo Marítimo se van a cargar de tráfico”, dice Javier Mosquera. 

Si bien la intención de contar con el comercio local y hacerlo partícipe de esta reactivación lo considera positivo, el presidente de la Zona Comercial Obelisco relata que “no va a favorecer a las ventas ni va a animar a comprar en los comercios de la zona”, aunque mantiene la esperanza de que “salga bien y sea finalmente algo bueno para todos los implicados”, concluye.

El Times Square de los Cantones, futuro atractivo turístico