El Valladolid, primer test serio para el nuevo Coruña

Zach Monaghan, que tiene problemas de fascia, llevará la batuta, por cuarta temporada consecutiva, de una ‘marea naranja’ de perfil distinto | Javier Alborés
|

Riazor abre el telón de un nuevo curso y nuevo proyecto de un Basquet Coruña remozado y rejuvenecido, frente a un Ciudad de Valladolid que mantiene el núcleo duro de su sobresaliente campaña de debut, en la que  disputó los playoffs. 

Un duelo sobre el parquet que no puede sustraerse al que el maestro Gustavo Aranzana y su discípulo Paco García librarán en la banda. Será el tercero; los dos primeros, ojo, se los anotó el pupilo. 

Ambos equipos llegan a la puesta de largo oficial tras sendas pretemporadas en las que hubo de todo. El cuadro naranja alternó grandes actuaciones –la última, la clara victoria en la complicadísima cancha del Oviedo, donde nunca ha ganado en partido oficial– con alguna derrota inexplicable, como la sufrida en Riazor ante el Ourense (al que había arrollado en el primer test veraniego, en la Copa Galicia), donde se hundió en una segunda parte nefasta después de haber llegado 13 arriba al descanso. 

El conjunto pucelano, por el contrario, padeció en su pista ante el equipo asturiano una de sus cuatro derrotas; la otras tres fueron ante un ACB (Burgos), un favorito al ascenso (Bilbao) y el Shenzen Leopards de la cada año más fuerte Liga China. Por ello, sus triunfos son más relevantes: Cáceres y dos pesos pesados de Oro, Palencia y Melilla. 

Columna vertebral
García sigue confiando en la columna vertebral del pasado curso, Alvarado, Gantt y Sergio de la Fuente, a la que añade un ‘5’ más puro alto, Bradley Hayes. Entre los nuevos hay un ex del BC, el base Mike Torres, en quien Aranzana no llegó a confiar demasiado. 

El técnico de la ‘marea naranja’ afronta el arranque con la seria duda del pívot Quinton Stephens –problemas de espalda que le impidieron jugar los dos últimos encuentros–, la duda de Zach Monaghan (fascia) y la ausencia del nuevo capitán, Larry Abia, baja de larga duración tras ser operado de una rodilla el pasado julio. 

El anterior capitán, Ángel Hernández, que dejó ¿momentáneamente? el basket para centrarse en el MIR, sí estará sobre el parquet... para recibir el homenaje de la afición por sus seis temporadas (220 partidos) de naranja.  Una de las pocas certidumbres del siempre incierto compromiso de debut en una competición, donde las cartas de los contendientes nunca están todas sobre la mesa.

El Valladolid, primer test serio para el nuevo Coruña