El PP se queda solo en la aprobación de la prisión permanente revisable

GRA016 MADRID, 21/01/2015.- El ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante el pleno del Congreso de los Diputados que tiene previsto aprobar hoy la reforma del Código Penal que introduce la prisión permanente revisable e incorpora me

El pleno del Congreso dio ayer luz verde al nuevo Código Penal, que la oposición tachó como una “chapuza” por introducir “la cadena perpetua” a través de la figura de la prisión permanente revisable, si bien el PP defendió su constitucionalidad avalada por los órganos consultivos del Estado.
Con el único apoyo de los populares, la Cámara baja sacó adelante el texto que llegará al Senado tras más de un año y cuatro meses de tramitación parlamentaria, del que será el gran proyecto estrella del Ministerio de Justicia aprobado por las Cortes en esta legislatura.
En el debate, la oposición criticó duramente la reforma tanto por su fondo, que consideran “represivo, populista e innecesario”, como por su forma, al denunciar un “atropello” en su tramitación, lo que fue negado por el PP, que recordó que el texto se ha sometido al mismo recorrido parlamentario que la reforma de 2010 a instancias del PSOE.
La incorporación de la prisión permanente revisable, la elevación de la edad de consentimiento sexual que pasa de los 13 a los 16 años, así como la “escasa” e “insuficiente” regulación del paquete de medidas de lucha contra la corrupción centraron las críticas de los grupos a la reforma, calificada por el PP como “imprescindible”, ya que persigue a los corruptos y a los delincuentes que cometen los “crímenes más execrables”.
Frente a las duras críticas de los grupos a la prisión permanente revisable, Leopoldo Barreda (PP) defendió la constitucionalidad de esta figura ante la “caricatura penal de la oposición, que pretende confundirla con la cadena perpetua”.
Explicó que no solo el Consejo General del Poder Judicial y el Consejo de Estado han avalado esta pena, sino que es “la propia sociedad la que exige que no sea igual matar a uno que a veinte”. No obstante, los grupos lamentaron que la iniciativa supone un obstáculo a la reinserción del penado. “Es totalmente incompatible”, señaló el socialista Julio Villarrubia, que alertó del carácter “imprevisible” de esta figura.
“El PP quiere que se pudran porque no cree en la reinserción social”, denunció Gaspar Llazamares de la Izquierda Plural. “No hay nada revisable en esa prisión permanente, es un monumento a la chapuza”, agregó.
Desde CiU no tienen dudas. “Es una cadena perpetua y por eso estamos en contra”, subrayó la diputada Montserrat Surroca. “Es imposible resocializar”, dijo Emilio Olabarría (PNV). Rosa Díez (UPyD) se dirigió al ministro de Justicia, Rafael Catalá,  para preguntarle si no le “ha entrado alguna duda” ante una medida que tiene el rechazo social y de la inmensa mayoría de expertos, así como de la fiscal general del Estado y de toda la oposición de la Cámara.
En relación a la corrupción, los grupos consideraron “insuficientes” las nuevas medidas, que deniegan la libertad condicional a los condenados por corrupción que no devuelvan el dinero y castigarán con multa las donaciones ilegales a los partidos hasta los 500.000 euros, y con pena de cárcel las superiores.

El PP se queda solo en la aprobación de la prisión permanente revisable

Te puede interesar