La marea ahoga al líder

Los pupilos de Sergio García hicieron un partido muy serio y supieron sobreponerse a un momento delicado en el último periodo | basquet coruña
|

El Baquet Coruña, al igual que la pasada semana en Valladolid, venció y convenció, sobre todo en defensa, el arma que le mantiene invicto a domicilio (5-0) y acaba con el invicto del Breogán en su cancha. 

La presumible relevancia del rebote asomó de inicio. McGhee abrió el marcador tras capturar uno, Larsen le imitó en la siguiente jugada y el exbreoganista puso el 2-1 en la tercera posesión del encuentro. A partir de ahí, ambos se pusieron las pilas y dejaron de conceder segundas oportunidades.

El BC marcó un ritmo alto. El Breogán se contagió. Empezaron la rotaciones. Y la anotación se paró en seco. Pecius intentó romper la defensa local a base de penetraciones, pero sus tiros fueron tan poco certeros como los tres liberados que falló Monaghan.

El Breogán encontró alimento en algunas transiciones defensivas demasiado lentas de la ‘marea naranja’. Y así, el 13-12 que lucía el marcador a los 7 minutos se quedó igual hasta el primer parón.

Bonus prematuro
En el arranque del segundo corte el Breogán hizo daño reboteando en el aro rival. Pecius lo contrarrestó llevando al poste bajo a un Mateo Díaz muy inferior físicamente. El base argentino cometió 3 de las 5 faltas que su equipo hizo en 2:40. El BC aprovechó en los primeros instantes del bonus los tiros libres para mantener el derbi nivelado, a pesar de no encontrar el aro desde larga distancia.

El primer triple visitante, de Matulionis, llegó pasados 16 minutos. En los dos siguientes entraron dos más, de Maiza y Monaghan, y los de Sergio García tomaron el mando (27-31). Dos jugadones de Sollazzo en el poste bajo y un palmeo de Erik Quintela sobre la bocina redujeron la distancia a la mínima expresión (33-34).

A la vuelta de vestuarios el Coruña mantuvo la inercia: triples de salida de Monaghan y Peña. Y también atrás, con una telaraña que atrapó al Breogán. Al igual que en el primer cuarto, de la exhuberancia anotadora se pasó a la sequía en cero coma. Y entonces, volando por debajo del radar, aparecieron Badmus y Jakstas. El irlandés, que ya no volvería a la pista, encadenó 5 puntos –de sus 9  en este periodo– para subir al marcador dos dígitos de distancia (42-53).

El acto final comenzó con 46-54. Y con 50-60 Diego Epifanio paró el partido y devolvió a su equipo a pista en una zona 3-2 que atascó al Coruña: parcial de 14-2, con Larsen al timón, para voltear la tortilla a 104 segundos del final.

McGhee, que no anotaba desde el primer cuarto, volvió a hacerlo tras rebote ofensivo. Monaghan le secundó antes de que Larsen, que llevaba 3 de 3 desde el 4.60, errase dos libres a falta de un minuto justo. 

Once segundos después, El mago de Illinois pasaba por el aro un tiro marca de la casa desde ocho metros (64-69). Tras un  libre convertido por McGhee, la defensa remató la faena: Jakstas arrinconó a Kacinas en la banda, muy cerca de la esquina, y su paisano acabó pisando la línea. 

El único susto de ahí al bocinazo fue una torcedura de tobillo de Pecius que le obligó a abandonar un  derbi que confirmó el crecimiento del Basquet Coruña. El día que el ataque brille como la defensa.

La marea ahoga al líder