Betanzos cumple con la Ley de Memoria Histórica al retirar la calle a Pérez Salas

|

La ciudad que custodia la bandera del Gobierno de la II República en el exilio en París, la misma en la que el extitular del Ministerio de Justicia, Francisco Caamaño, se refirió a la Ley de Memoria Histórica como “un motivo de orgullo” para toda España, considera cumplidas las disposiciones aprobadas por el Congreso de los Diputados en Madrid el 31 de octubre de 2007. La revocación de los honores otorgados a Julio Pérez Salas supone un paso definitivo por parte del Gobierno de García Vázquez. Así, la calle que llevaba su nombre es ahora Os Caneiros. También se le retiraron los títulos y su retrato dejó de presidir una de las paredes de la sala capitular del Ayuntamiento de Betanzos. 
En el callejero ningún cambio más, pero sí en el apartado de reconocimientos, toda vez que se retiraron los honores y distinciones concedidas en su momento a Franco, Medalla de Oro e Hijo Adoptivo de Betanzos; a Fernando Fuentes Villavicencio, Medalla de Plata desde 1948 en su condición de “segundo jefe civil de la Casa del Jefe de Estado”; a Ramón Ferreiro Rodríguez, director general de enseñanza profesional; José Antonio Girón de Velasco, ministro de Trabajo; Blas Pérez González, ministro de Gobernación; Carlos María Rodríguez de Valcárcel, director general de Enseñanza Laboral; y Ramón Laporta Girón, comisario nacional del Paro. También José Solís Ruíz, ministro y secretario general del Movimiento perdió su reconocimiento como Hijo Adoptivo de Betanzos.
La elección de Os Caneiros respondió a una propuesta dirigida por los vecinos al consistorio después de que la Comisión de Honores y Distinciones de Betanzos acordarse apartar a Pérez Salas de su callejero, y desposeer al general de la medalla de plata de la ciudad, concedida en enero del año 1955 cuando era gobernador militar de A Coruña.
La decisión del pleno de retirar “todas as honras que esta cidade aínda rende aos persoeiros franquistas” se acordó en 2005, dos años antes del reconocimiento a las víctimas promovido por el Ejecutivo de Zapatero. Así, más de un decenio tardó en cumplirse un acuerdo que también resolvió, por unanimidad, colocar la imagen del provincialista Antolín Faraldo Asorey en sustitución de la de Pérez Salas.
En cualquier caso, lo que sí tiene Betanzos, al margen de disposiciones legales y de motivaciones políticas o ideológicas, es el Museo das Mariñas y en él depositada la bandera tricolor que presidió las reuniones del Gobierno de la República en el exilio, donada por la viuda de Javier Alvajar López, presidente de la delegación del Consejo de Galicia.
El Ayuntamiento de Betanzos confirmó a este periódico que su intención pasa por repasar todos los acuerdos plenarios de los últimos años a fin de hacer cumplir, en la medida de lo posible, los acuerdos aún pendientes relativos al nomenclátor.

Betanzos cumple con la Ley de Memoria Histórica al retirar la calle a Pérez Salas