La oposición coristanquesa tacha de “populista” la bajada de impuestos

Diario de Bergantiños-2015-01-29-003-31a38e87

Populista, a destiempo y con fines electoralistas. Así calificó ayer la oposición coristanquesa (TEGA y BNG) en el pleno municipal la propuesta del gobierno local de bonificar en un 100% el impuesto de circulación a los vehículos históricos –de más de 25 años de antigüedad– y la bajada del impuesto de plusvalías de los terrenos de naturaleza urbana.
No es que centristas y nacionalistas votarán en contra de la bajada de estos impuestos, más bien la consideran necesaria y extensible a otras áreas, pero critican que la decisión del gobierno popular es meramente propagandística en vista de que las elecciones municipales son en  cuatro meses. Además, afirman que es una medida de parche para justificar el anuncio del regidor de que en 2015 rebajaría los impuestos y que, aseguran, finalmente fue todo lo contrario, ya que las rebajas se aplicarán a partir de 2016.
“Vostedes neste ano non van baixar os impostos. Realmente en 2015 van recadar máis”, sentenció el portavoz de TEGA, Amancio Lavandeira, para el que las medidas solo afectarán a un pequeño grupo de vecinos. El centrista recordó que la bonificación del impuesto para los vehículos históricos ya había sido pedida en varias ocasiones por su grupo porque “era urxente e necesario” y porque “somos o concello que máis paga impostos polos vehículos”, lo que ha provocado que más de dos centenares de coches hayan decidido matricularse en otros municipios.
“De todos os xeitos non deixa de ser unha medida populista de cara ás eleccións”, continuó el concejal y concluyó: “Se realmente quixese baixar os impostos, teríao feito para todos os vehículos en xeral”.
Similares palabras tuvo Lavandeira para la modificación realizada por el gobierno en la ordenanza del impuesto de plusvalías para aplicar las exenciones prevista en la legislación actual y bajar el tipo impositivo. “No fondo apenas vai afectar a uns cantos veciños porque non somos un municipio urbano, senón rural”, dijo, pero matizó que lo correcto no era bajar este impuesto “atípico”, sino eliminarlo.
Los argumentos de la portavoz del BNG, Laura Mariño, para abstenerse fueron por los mismos derroteros. Felicitó al alcalde, Antonio Pensado, por el éxito propagandístico “de xuntar nun mesmo titular impostos e rebaixas” lo que “evidencia que a campaña popular xa empezou”.
Además de repetir las calificaciones de populismo y de acusar al gobierno de “vender fume”, la nacionalista pidió “un debate de fondo do modelo impositivo deste concello” después del “roubo da suba de impostos de 2013”. Instó Mariño a Pensado a no vender la modificación de la ordenanza del impuesto de plusvalías como una iniciativa del gobierno porque “é algo que lle esixe a lei, senón vaian un paso máis aló e eliminen o imposto”.
El regidor solo manifestó: “Estamos moi orgullosos da rebaixa deste imposto que grava a todos os veciños” en referencia al impuesto de plusvalías, que logró sacar adelante, al igual que las bonificaciones en el impuesto de circulación, con los únicos votos a favor del PP.   

POS
El gobierno coristanqués tampoco contó con el apoyo de la oposición para aprobar, de nuevo, el Plan de Obras e Servizos  (POS) una vez que un error obligó a llevar otra vez a pleno la propuesta de obras.
Tanto TEGA como BNG lamentaron que los errores en proyectos, obras y contrataciones sean lo habitual en el Concello y recordaron las imputaciones por ese tema que pesan sobre el equipo de gobierno. El Bloque criticó que “non se conte connosco para nada” a la hora de consensuar las obras, ni tampoco con los vecinos, y puso como ejemplo a los de Cereo “que non coñecen o proxecto do local social” que se financiará con el POS. “Non se pode construír por construír, hai que gobernar cun mínimo de sentido común e facer as cousas ben e consensuadas”, exigió Mariño.
Lavandeira aprovechó para avanzar un ruego sobre el local social previsto en la parroquia de Castro. Resaltó que los vecinos no están de acuerdo con su ubicación en una parcela encharcada y dejó caer que el gobierno podría tener intereses particulares en esta localización.
Este extremo fue desmentido por el concejal de Obras, Luis Souto, quien explicó que los propietarios de las otras parcelas aledañas a la iglesia no quisieron vender los terrenos.

La oposición coristanquesa tacha de “populista” la bajada de impuestos

Te puede interesar