El Somozas vence contra pronóstico aunque continúa como colista

Imagen del choque disputado en El Toralín d.f.
|



Con el recuerdo del 1-1 conseguido en la ida en el Alcalde Manuel Candoncia, la UD Somozas consiguió esta vez ganar a la SD Ponferradina a domicilio con mucho esfuerzo y por la mínima con un postrero gol de Peter cuando el partido estaba a punto de concluir.
Encorsetados en la táctica los equipos malgastaron numerosos minutos en desplegar unos sistemas de juego que mostraban un dibujo conservador. Nadie quería cometer un error rápido que pudiera costar un gol tempranero en contra y colocar el resultado en contra a las primeras de cambio. Los minutos pasaron sin llegadas de mención a las áreas ni disparos entre los tres palos y los porteros apenas si intervenían de otra forma que no fuera sacar de puerta o tocarla con el pie en alguna salida de balón.
Superado el ecuador de la primera parte ninguno de los dos había generado ni una sola llegada clara y el juego se limitaba a una dura batalla en el centro del campo, tan cruenta como infructuosa, por el control del esférico. Una pelota que ninguno mantenía en su poder por demasiado tiempo y que nadie era capaz de tratar con mimo o verticalidad. El cúmulo de errores en la circulación de pelota fue lo más destacado, con dos equipos sin ideas ni lucidez que apenas si entrelazaban tres pases seguidos cuando tocaban en horizontal o hacia atrás. El choque sólo se animó algo a cinco minutos de la llegada del tiempo de descanso, cuando los locales se estiraron bastante más y generaron algo de inquietud en un par de jugadas a pelota parada.
A la vuelta de los vestuarios tras el receso los de Pedro Munitis salieron mucho más fuertes que su oponente y en apenas diez minutos generaron dos ocasiones claras, las primeras de todo el choque en ambas porterías, pero Pallarés no estuvo afortunado en la definición.
Estas dos llegadas consecutivas metieron el miedo en el cuerpo a un Somozas que entonces cedió sin resistencia unos metros a su oponente y juntó sus líneas mucho más entre sí y en torno a su guardameta. La Ponferradina se vio obligada a llevar la iniciativa pero carecía de la tranquilidad y la lucidez necesarias como para dar el último pase, por lo que aunque jugaba casi todo el rato en campo visitante no conseguía generar verdadero peligro de gol. Además, Manda se exhibía seguro en sus intervenciones y el equipo mantenía el aplomo.
El choque parecía abocado al empate a cero cuando a un minuto para la conclusión del mismo y en una acción aislada el Somozas fdaba la sorpresa y dejaba a todo El Toralín prácticamente mudo, porque el recién ingresado en el campo Peter anotaba un gol que sentenciaba el marcador a favor de los gallegos.

El Somozas vence contra pronóstico aunque continúa como colista