La constructora estudia soluciones para el pavimento de La Marina

El Ideal Gallego-2016-01-13-006-3718d8fd
|

Según la Autoridad Portuaria, la UTE constructora de La Marina todavía no ha decidido qué tipo de pavimento sustituirá al que se había deteriorado por el paso del denso tráfico (14.000 vehículos) que circula cada día sobre sus baldosas. Desde el organismo portuario aseguran que podría incluso emplearse las mismas baldosas, y limitarse a reforzar la base de hormigón, que es la que se ha hundido, o emplear un nuevo tipo de superficie.
Solo está en reparaciones el tramo que va desde el edificio de la Autoridad Portuaria hasta Puerta Real pero obliga a cerrar uno de los carriles de circulación hasta el 29 de este mes. Según el concejal de Movilidad, Daniel Díaz Grandío, las obras “xerarán molestias” a los usuarios. Y todo pasa “por non executar correctamente unha obra pensando na cidadanía”. Desde la Concejalía se anunció que el paso se regulará mediante un semáforo instalado ante el Teatro Rosalía, aunque se aconseja a los conductores que escojan otras rutas si se desplazas en coches. 
La obra ha suscitado una gran polémica, dado que solo hacía ocho meses desde que se había abierto al público y ha proporcionado munición al Ayuntamiento para emplear contra el Puerto, al criticar un proyecto, el de La Marina, que heredó del PP y que choca con su filosofía urbanística. Para Grandío, el desperfecto está “producido por unha execución e deseño deficiente das obras de pavimentación”, explicou o edil Daniel Díaz Grandío, quen destacou “o erro de cálculo” por parte da entidade “ao non ter previsto” o paso das liñas de autobús na superficie, “e que provoca danos no pavimento ao non estar preparada” para soportar o seu peso. 

por el túnel
Por su parte, el Puerto insiste en que esto no hubiera ocurrido si el Ayuntamiento hubiera abierto el túnel de O Parrote, que según la entidad portuaria está en perfecto estado de funcionamiento y, según los responsables municipales aún requiere que se finalicen algunos detalles, como una tubería de pluviales y las salidas de incendios y no piensa recepcionarla hasta entonces.
En un principio, se esperaba que todo el tráfico que ahora circula en superficie recorriera el túnel, de manera que se pudiera cerrar al tráfico privado la calzada y solo pudieran recorrerla bicicletas, el transporte público y los coches de los vecinos de la Ciudad Vieja. Pero el paso continuado de un tráfico mucho más denso del previsto acabó arruinando la calzada. Primero se pusieron varios parches de asfalto y, finalmente, hubo que cortarla al tráfico. 
Pero el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, apunta que, dado que estaba previsto que siguieran circulando indefinidamente autobuses en la superficie, no abrir el túnel de O Parrote solo aceleró lo inevitable. Para Varela, habrían pasado unos meses más antes de que el pavimento mostrara las mismas deficiencias, y recordó que el propio arquitecto que firmó el proyecto denunció el estado de la calzada. En todo caso, la obra está en garantía, de manera que es la constructora la que tiene que repararla, sin coste para la Administra-
ción pública.

La constructora estudia soluciones para el pavimento de La Marina