Atraca un banco en la Torre con una pistola de juguete y se lleva 300 euros

Copia de El Ideal Gallego-2016-02-27-011-1edaf192
|

Todo ocurrió a una hora tan temprana, que muchos ni siquiera se enteraron de lo ocurrido. Según las autoridades, fue a las nueve menos cuarto de la mañana, justo cuando acababa de abrir, cuando el banco situado en la calle de la Torre fue atracado. La Policía Nacional busca ya al sospechoso, un hombre alto y delgado de unos cuarenta años de edad, que amenazó a las empleadas con una pistola que se sospecha es de juguete o simulada y se llevó 300 euros antes de darse a la fuga. 
“Tuve tiempo de verlo bien porque esperó un buen rato. Parecía un clavo”, comentó una testigo. Según ella, el sospechoso acudió pasadas las ocho de la mañana a la puerta de la sucursal bancaria, cuando todavía estaba cerrada y estuvo esperando durante cerca de media hora la llegada de las empleadas. En cuanto abrieron la puerta, se introdujo detrás de ellas, sacó el arma y las amenazó con ella, conminándolas a que le entregaran todo el dinero. 

recuento
Cuánto se llevó, no está claro. En un principio se cifró en 600 el dinero que las empleadas le entregaron del que tenían en la caja. Sin embargo, un recuento posterior redujo la cifra a poco más de 300 euros. En todo caso, una vez se hizo con los billetes se dio a la fuga, de manera que las víctimas pudieron alertar a las autoridades. 
Los primeros en llegar fueron los agentes de la Policía Local pero, para entonces, el sujeto ya se había esfumado. Poco después aparecieron miembros de la Policía Judicial del Cuerpo Nacional que se encargaron de la inspección ocular y de la investigación de los hechos. 
Por el momento, poco ha trascendido de lo descubierto, excepto que, aunque el individuo no se había cubierto la cara para entrar en el banco, sí que había tomado precauciones para esconder su identidad, cubriendo las yemas de sus dedos con tiritas. De esta manera, la recogida de huellas dactilares resultó infructuosa.
Durante el resto del día, la sucursal bancaria permaneció cerrada al público y a los curiosos que querían saber lo ocurrido. Un cartel señalaba que la oficina no estaba operativa por “motivos técnicos”.

Atraca un banco en la Torre con una pistola de juguete y se lleva 300 euros