Albada presenta finalmente alegaciones que retrasan la intervención municipal

23 noviembre 2019 A Coruña.- El Gobierno local busca con la asesoría jurídica una solución para evitar la huelga en Nostián, la plantilla inició ayer la primera de las concentraciónes previstas en Mar&iacu

El ultimátum de 72 horas que la alcaldesa, Inés Rey, dio el pasado martes a Albada –filial de Urbaser– para acatar o no el requerimiento del Ayuntamiento de seguir tratando la basura del consorcio y quitar de encima de la mesa el ERTE que afectaría a 39 trabajadores de la planta de Nostián a partir del 1 de enero, terminaba a la medianoche del viernes. Aunque desde María Pita no esperaban que la empresa hiciese alegaciones, indicando que, a última hora de la tarde, no habían recibido comunicación alguna, fuentes del Gobierno municipal confirmaron ayer por la mañana que sí entraron finalmente por registro telemático argumentos de la compañía.

Del otro lado, Albada evitó ayer pronunciarse con respecto a este tema, ni siquiera para confirmar o desmentir la existencia de ese escrito de alegaciones, al entender que está inmersa en un procedimiento administrativo, por lo que cualquier tipo de manifestación podría interferir en él.

Así, la pelota pasa de nuevo al tejado del Ayuntamiento, que debe decidir la próxima semana una resolución al respecto, tras analizar con asesoría jurídica los argumentos esgrimidos por la empresa –se desconoce si estos pasan por recurrir la decisión municipal de intervenir la gestión de la planta de tratamiento de residuos–.

Aunque desde el Gobierno local no quisieron dar fechas ante un posible anuncio de su decisión, la cuenta atrás para el 31 de diciembre –fecha en la que se extingue el contrato– corre, por lo que se prevé que este sea un asunto de primer orden en la agenda municipal la próxima semana.

Inés Rey ya anunciara el pasado viernes que, de no haber alegaciones, la intervención en la planta –que no rescate– sería “inmediata”, aunque la decisión de la empresa de presentar alegaciones el último día que tenía para hacerlo vuelve a retrasar la actuación del Ayuntamiento y a prolongar la agonía de los trabajadores.

Sin noticias 
El pasado martes, la plantilla de Nostián suspendió la huelga iniciada el pasado día 8, debido al anuncio de la alcaldesa. El viernes, ante la falta de alegaciones a última hora de la tarde por parte de Albada, el comité de empresa se mostraba contento pero ayer ese optimismo se apagaba un poco al desconocer qué tipo de alegaciones había hecho la empresa.

La concejalía de Medio Ambiente prometió darles noticias a los trabajadores por la tarde pero, al cierre de esta edición, no habían recibido ninguna llamada.

El Ayuntamiento decidió pronunciarse al respecto y advertir a Albada de que, o continuaba prestando el servicio como hasta ahora al Consorcio a partir del 1 de enero y retiraba la propuesta de ERTE, o delegaría uno o varios interventores para gestionar la planta, aunque los gastos seguirían siendo asumidos por la empresa hasta que la situación se regularizase, para lo que el Gobierno local da un plazo de ocho meses. 

El pronunciamiento desde María Pita era algo que llevaban reclamando los trabajadores desde que se conoció la decisión de la empresa de no continuar prestando servicio a partir del próximo año –decisión que comunicaron en febrero de este año– y las medidas que pretendía llevar a cabo mientras el servicio se prestase en prórroga, a la espera de la licitación de un nuevo contrato. De hecho, la plantilla se manifestó en varias ocasiones en la plaza de María Pita a grito de “é a solución, rescate á concesión”.

Ahora, los ánimos estaban más calmados –durante los días de huelga se mantuvieron los servicios mínimos y la actitud de los trabajadores hizo que no se notasen las consecuencias de los paros en la ciudad– porque reconocían que podían pasar unas fechas navideñas más tranquilas en sus casas. Con todo, la apuesta del Ayuntamiento sigue siendo la intervención para garantizar los puestos y el tratamiento completo de la basura.

Opciones 
Fueron varias la reuniones mantenidas en las últimas semanas entre algunas de las partes para tratar de llegar a un acuerdo de consenso, aunque desde el comité de empresa critican que Urbaser no se presentase al encuentro de mediación convocado por el Consello Galego de Relacións Laborais para evitar la huelga y aseguran que los encuentros mantenidos entre comité y compañía fueron puramente de trámite.

Sobre la mesa existen ahora varias opciones y una de ellas pasa por llevar a cabo una intervención negociada, que conlleva ría que Albada siguiese tratando la basura procedente del Consorcio y descartase el ERTE, evitando la actuación directa del Ayuntamiento.

En el peor de los supuestos, podría darse el caso de que una vez el Ayuntamiento emita la resolución sobre las alegaciones presentadas el viernes por la empresa, si esta no convence a la compañía, la filial de Urbaser podría acudir a la vía contencioso-administrativa para pedir la suspensión cautelar del servicio a al espera de juicio. Así, cabe esperar a la decisión que adoptará el Ayuntamiento en los próximos días para dilucidar el futuro de la planta de Nostián antes de que finalice la actual concesión el próximo día 31.

Albada presenta finalmente alegaciones que retrasan la intervención municipal

Te puede interesar