Gabriel Peso | “Si voy conduciendo y se me ocurre una melodía, paro el coche”

el ideal gallego-2018-12-07-036-84ad0c1d
|

El pontevedrés Gabriel Peso regresa hoy a la ciudad donde cursó los estudios superiores de jazz y al Jazz Filloa, al que iba directo después de clase porque el género aparecía sin adornos. Directo al oído, seguía aprendiendo en el local con escaleras, escuchando y tocando y por eso será una noche especial. Porque presentará “Travesía”, su segundo trabajo, y porque lo hará acompañado de amigos como lo estuvo esta semana en Santiago. Entre su etapa de estudiante y la actualidad, Peso engordó su talento acompañando a grandes como Bisbal, Abraham Mateo, Antonio José, DaSoul, Soraya, Pepe Bao y O Funkillo, con los que sumó experiencias e ideas que están en el disco. 

Y es que el pianista confiesa que el trabajo se llama así porque “refleja la convivencia y las anécdotas” de todas las giras en la que se embarcó desde México, Argentina, Chile a Estados Unidos con músicos también de otras culturas y ritmos, de melodías que después llevó a su terreno. Señala que siempre hay una sinergia y las influencias se van fusionando sobre una base que es romántica y lírica e incluso folclórica gallega en un tema. 


Se trata de una jota “donde mi padre toca la gaita, cuando me salió pensé que tenía que ser este instrumento y lo tenía en casa”. La canción sale natural en homenaje no solo a su progenitor, también a su abuelo gaiteiro. 

Cuenta el joven de 31 años que de un lado para otro, tiene tiempo para componer. Es más “si voy conduciendo y se me ocurre una melodía, paro porque no sabes si será un greatest hit”. El trabajo bebe de cuando su piano toca reggae, soul, funky y flamenco, algo difícil ya que apenas tiene margen para cambiar de estilo "y suelo dormir poco, siempre voy con un ordenador para ir sacando los repertorios y concentrarme". 


Gabriel Peso se acompaña desde hace dos años de Miguel Asensio, a la batería, y David Ruiz, al contrabajo. Funcionan tan bien, dice, que solo les hace falta mirarse. 


Asegura que "si no hubiera vivido esto, el disco sonaría a otra cosa, pero suena así por lo que viví y lo que soy". 


No es jazz clásico de Nueva York de los 60 y 70, advierte, son muchos estilos y todos van pidiendo paso de forma natural.

Gabriel Peso | “Si voy conduciendo y se me ocurre una melodía, paro el coche”