Pastoriza recupera su espíritu artesanal

|

En Pastoriza, lugar de peregrinaje religioso por excelencia en octubre, muchos recordaban con nostalgia la tradicional feria de artesanía maderera que se celebraba por San Miguel, un mercado que se convirtió en referencia para comprar todo tipo de aperos y objetos de este material, y que se fue perdiendo con el paso del tiempo.
El Ayuntamiento arteixán buscaba este año recuperar la esencia del evento, por lo que programó para la jornada de ayer no solo actuaciones de música tradicional sino exhibiciones de diferentes artesanos del país: el zoqueiro Alberto Geada –caracterizado como los artesanos de antaño–, la cestera Idoia Cuesta, la alfarera de Bonxe Josefa Lombao, el torneado de madera de Aldea Artesá da Fraga, el taller de tejido Tecelandia, el tallador de madera Marcos Ladra y el cantero Xavier Quijada.
La Asociación Cultural Triskell –que dirige el gaitero de Luar na Lubre Bieito Romero–, Os Pantoxa, Os Furelos, Os Cantareiros do Naval, la Asociación Santa María de Torás y las Pandereteiras sen Fronteiras pusieron la nota musical a lo largo del día, que se cerró con los conciertos del acordeonista Andrés Penabad y del grupo Luar na Lubre.
La Asociación O Grilo, ubicada en Pastoriza, organizó por séptimo año su Torneo Internacional de Lanzamiento de Boina, que congregó a numerosos curiosos. En definitiva, Pastoriza vivió ayer una jornada con sabor histórico donde la tradición y el arte se dieron la mano.

Pastoriza recupera su espíritu artesanal