El “partido a partido”, el nuevo sistema de Diego Simeone

El entrenador del Atlético de Madrid, el argentino Diego Simeone, vive con intensidad los duelos de su equipo desde el primer minuto | EFE/Juan Herrero
|

Más allá del “partido a partido”, por el discurso de Diego Simeone circulan palabras recurrentes a lo largo ya de sus nueve años al frente del Atlético de Madrid, como la “contundencia”, la “competencia interna”, la “regularidad” o el “equilibrio”, que confluyen de forma incontestable en su liderato. 

En su cambio de estilo surge una pegada rotunda y contrapone una defensa inabordable. A sus 26 goles a favor, entre sus mejores cifras ofensivas desde el fichaje del técnico el 23 de diciembre de 2011 (superadas por los 28 de 2016-17, los 31 de 2013-14 y los 28 de 2012-13 en trece duelos), añade los cinco nada más en su contra. 

Una diferencia de +21 que rememora los tiempos en los que fue campeón de la Liga, cuando a estas alturas presentaba +22 en su balance entre ambas facetas. No hay ejemplos similares -casi ni cercanos- en toda la era Simeone a ambos ejercicios. Ni 2019-20 (+7) ni 2018-19 (+8) ni 2017-18 (+15) ni 2016-17 (+17) ni 2015-16 (+12) ni 2014-15 (+13) ni 2012-13 (+18), todos con más goles en contra. 

En las grandes Ligas europeas, sólo hay un equipo con mejor balance entre tantos marcados y recibidos que él: el París Saint Germain, que ha anotado 39 y ha recibido diez para un +29. 

Porque a su elogiado renovado perfil ofensivo, el Atlético añade sus mejores números defensivos de toda la era Simeone en las 13 primeras citas, con cinco goles en contra. No hay nadie que se le acerque en el presente en las grandes Ligas del continente ni hay referencia mejor propia desde que lo dirige el técnico. Las más cercanas datan de 2017-18 y 2015-16, con seis en 13 encuentros. 

El mejor líder 
Su cima también es la más alta de las grandes Ligas de Europa. Nadie es tan productivo como él. Nadie alcanza el promedio de puntos resultante de los 32 que suma en 13 partidos. Ya ni siquiera, aunque muy cerca, el invicto Milan en Italia. Tampoco el Liverpool, con un punto menos y un partido más. Ni el Lille, con cuatro puntos, pero cuatro duelos más. Ni el Bayern Múnich, que domina la Bundesliga con dos puntos menos que él. 

Nadie repite el ritmo en ninguna de esas competiciones que impone en su torneo el Atlético, con otra demostración en San Sebastián de todos los conceptos que recita Simeone. Sin Joao Félix, fuera por una faringoamigdalitis, con la transcendencia de todos en la que incide cada día el técnico, con una pegada incontestable y sin concesiones.

El “partido a partido”, el nuevo sistema de Diego Simeone