Monforte vive la resaca del premio con banqueros que buscan “nuevos ricos”

GRA179. MONFORTE DE LEMOS (LUGO), 07/01/2014.- Varios clientes hoy en la puerta del bar "A Bodeguilla" en Monforte de Lemos, en el que supuestamente se ha vendido el décimo especial premiado con 40 millones en el sorteo de El Niño de la Lote
|

La localidad lucense de Monforte se levantó ayer con la resaca del sorteo de El Niño, que ha dejado 120 millones de euros del primer premio íntegramente en este municipio gallego al que ahora acuden los banqueros en busca de los “nuevos ricos”, principalmente del agraciado con el boleto especial de 40 millones.
Este núcleo poblacional, que recibió un duro golpe a mediados de los años sesenta por el desmantelamiento ferroviario, con el traslado del taller de reparaciones a León y del centro de operaciones a Ourense, amaneció este 7 de enero con la sonrisa dibujada en el rostro de sus habitantes.
El primer premio de la Lotería del Niño cayó íntegro en la localidad lucense, ya que “ni un solo boleto fue devuelto”, según aseguró desde el minuto uno la empleada Loli Lainez, acompañada por la responsable de la administración número 3 de Lotería, Lorena Giraudier.
“La situación en Monforte está muy fastidiada. Ha venido bien que ocurriese algo así”, apuntó Johnny Díaz, hijo del propietario del bar J.J., donde se repartieron diez décimos.
La zona de la estación, afectada seriamente por el desempleo en los últimos años, fue una de las “más agraciadas” en la villa monfortina. Precisamente, Díaz resaltó su alegría por que uno de los premiados a los que ha sonreído la fortuna, y que él conoce, sea una persona actualmente sin trabajo.
No es la única en estas condiciones, pero su caso ha sido peculiar.“Estaban todos los décimos vendidos –contó Díaz– y nosotros sólo nos habíamos quedado con uno, pero una persona que está en el paro nos rogó que se lo vendiéramos para ver si tenía suerte, y así fue”, recordó Díaz, quien resaltó el “gran número de afortunados” que hubo en el entorno de la estación.“Las caras de la gente son diferentes”, agregó Lainez.

Discreción
No todos optaron por disfrutar de la alegría en público. En el caso del J.J., sólo la mitad de los premiados se acercaron anteayer hasta el bar, todo lo contrario de lo que ocurrió en otros locales que repartieron suerte, como el Manhattan y el bar Anduriña, donde se reunieron las responsables de la administración número 3 que vendió el ya inolvidable 76.254 a varios bares y restaurantes de la zona.
Mientras, en el bar Anduriña perdió toda su fuerza la hipótesis inicial de que habían sido ellos los que repartieron el “otro Gordo”, el décimo, que correspondió a la fracción 05 y a la serie 2, premiado con 40 millones.

Monforte vive la resaca del premio con banqueros que buscan “nuevos ricos”