La UE exime de forma temporal del IVA a las vacunas y las pruebas de Covid-19

Una dosis de la vacuna contra el Covid-19 de Pfizer y BioNTech | efe
|

Los gobiernos de la Unión Europea aprobaron ayer una modificación de las normas comunes sobre el IVA para que la venta de vacunas y pruebas de Covid-19 puedan estar exentas del pago de este gravamen hasta el 31 de diciembre de 2022.

Hasta ahora, los Estados miembros podían aplicar un IVA reducido a la venta de vacunas, pero no un tipo cero. Las pruebas de Covid-19, por su parte, no se podían beneficiar siquiera de un tipo reducido de este impuesto.

Pero los socios europeos aprobaron la propuesta legislativa que la Comisión Europea puso encima de su mesa a finales de octubre dentro de una estrategia más amplia para combatir con mayor eficacia la pandemia.

Se trata de una modificación a las normas de este impuesto pero con carácter temporal, puesto que estará en vigor hasta el 31 de diciembre de 2022.

En cualquier caso, esta posibilidad cubrirá únicamente las vacunas que hayan sido autorizadas por la Comisión Europea o por un Estado miembro de forma individual y las pruebas de diagnóstico que cumplan con los estándares de la legislación comunitaria.

Por su parte, el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, celebró que los Veintisiete hayan adoptado la propuesta del Ejecutivo comunitario, que permitirá que vacunas y test del sean adquiridas “libres de IVA” en toda la UE. “El despliegue exitoso de las vacunas es vital para que Europa salga de la sombra de la pandemia, será la prioridad número uno en los próximos meses”, subrayó.

 

Excepción a patentes

Por otro lado, más de un centenar de países en la Organización Mundial del Comercio (OMC) respaldan una propuesta para hacer una excepción a las patentes en torno al Covid-19, incluyendo vacunas, medicamentos y diagnósticos, pero varios países con grandes farmacéuticas se oponen.

“La iniciativa de India y Sudáfrica dice que no debe haber patentes relacionadas con las tecnologías para luchar contra el  Covid-19 hasta que se haya alcanzado una inmunidad colectiva”, señaló ayer Erlend Gronningen, representante de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) en una rueda de prensa en Ginebra.

Varios países se niegan a dar este paso, entre los que Gronningen citó a Japón, Canadá, Noruega, Suiza y Estados Unidos, una posición que también comparte la Unión Europea.

MSF lanzó una campaña para presionar a los países que están en contra a que cambien su posición, de cara a una reunión que mantendrán este miércoles en el marco de la OMC.

La propuesta permitiría que fabricantes de productos genéricos, produzcan vacunas, fármacos o los test de Covid-19 que se necesitan para contener y poner fin a la pandemia a precios netamente inferiores a los establecidos por las compañías que tienen los derechos de propiedad intelectual.

El sistema internacional vigente permite que las compañías recuperen sus inversiones en investigación y desarrollo a través de la explotación de patentes que les garantizan el monopolio durante veinte años o más.

Sin embargo, la pandemia del Covid-19 generó una situación inédita ya que la gran mayoría de investigaciones para encontrar tratamientos y vacunas contra el coronavirus se financiaron con dinero de organismos públicos en varios países ricos, así como en China y Rusia.

La UE exime de forma temporal del IVA a las vacunas y las pruebas de Covid-19