Culleredo - Los candidatos a la alcaldía asumen que ningún partido tendrá mayoría absoluta

|

El Ideal Gallego-9999-99-99-999-03c85524

fran moar > culleredo
  Los cuatro candidatos a la alcaldía de Culleredo, que el próximo domingo concurren a las elecciones, asumen que las urnas no serán las que dictaminen quien será el próximo alcalde del municipio, ya que como sucedió hace cuatro años el partido más votado no alcanzará mayoría absoluta.
El socialista Julio Sacristán, el popular Antonio Cañás, la nacionalista Raquel Jabares y el independiente José Ramón Rioboo participaron ayer en un encuentro con los medios de información, que organiza la Asociación de la Prensa de A Coruña, y sin admitirlo categóricamente, los cuatros dan por sentado que, a partir del próximo lunes, será necesario mantener conversaciones, a nivel político, para saber quien llevará las riendas del municipio durante el período 2011-2015.
Y es en ese punto donde difieren los puntos de vista de los cuatro. Mientras que el actual alcalde, Julio Sacristán, aboga por garantizar la gobernabilidad del Ayuntamiento, para evitar que se repitan hechos como los que tuvieron lugar a principios de la década de los ochenta cuando, según él, no era posible finalizar un pleno; Cañás y Rioboo apuestan porque gobierne la lista más votada y que esta trate de alcanzar acuerdos puntuales para que sus propuestas salgan adelante.
Por su parte, la candidata del BNG defiende la decisión adoptada hace cuatro años cuando pactaron con el PSOE, ya que considera que ha sido positivo para el municipio de Culleredo “porque non se fixo a calquer precio”.

Desempleo > Los cuatro candidatos coinciden asimismo en que el principal problema al que se enfrenta el Ayuntamiento de Culleredo es al desempleo, al que se han visto abocados gran parte de los vecinos.
Mientras los miembros del gobierno local apuestan por mantener políticas sociales, los integrantes de la oposición abogan por acuerdos con el empresariado para generar empleo.

Culleredo - Los candidatos a la alcaldía asumen que ningún partido tendrá mayoría absoluta