El efecto ‘Chacho’ Coudet se pone a prueba en La Catedral

La llegada del argentino Eduardo Coudet al banquillo olívico parece haber resucitado el buen juego en el equipo | Salvador Sas
|

El duelo de delanteros entre el joven Asier Villalibre y Iago Aspas, últimos protagonistas en positivo de ambos equipos, es uno de los aspectos más atractivos, a priori, del partido liguero en el que el Athletic y el Celta procurarán esta noche en San Mamés confirmar sus respectivas mejorías.

Villalibre ha sido el gran hallazgo rojiblanco en las dos últimas jornadas, y el principal asidero para mantenerse en el puesto de un Gaizka Garitano, que ha tardado lo suyo en dar al ‘Búfalo’ de Gernika la alternativa como titular. 

De ‘9’ desde el pitido inicial, el móvil ariete vizcaíno lideró, sin llegar a marcar, la goleada al Betis (4-0) y, marcando, el empate en Getafe (1-1) que han variado radicalmente el rumbo del Athletic en el campeonato liguero. 

Como también Aspas, en su caso como es costumbre, fue el principal responsable de la ilusionante primera victoria del argentino Eduardo ‘Chacho’ Coudet en el banquillo de la entidad gallega. Una remontada ante el conjunto del Granada que, aún todavía en puestos de descenso, ha acercado al Celta a un montón de equipos en la tabla. 

Sirva como ejemplo que, si gana, el conjunto vigués igualará a puntos en la tabla al Athletic, noveno al arrancar esta duodécima jornada y aspirante a puestos europeos si encadena siete puntos de nueve posibles y a falta además del aplazado choque ante el Barcelona en La Catedral que deberá jugar el día de Reyes.

Buen momento celeste
El Celta de Vigo, al que la llegada del argentino Eduardo Coudet parece haber resucitado, medirá su buen momento de forma en San Mamés, donde le espera un Athletic que se ha hecho fuerte en su estadio al acumular tres victorias consecutivas. 

El contundente triunfo ante el Granada (3-1) ha revitalizado al equipo gallego, que ya dejó muy buenas sensaciones en el estreno de Coudet a pesar de no poder puntuar frente al Sevilla. 

El choque de Bilbao supondrá un enorme desafío para los celestes, que no encadenan dos victorias seguidas desde el pasado mes de junio, además de buscarlo, en esta ocasión, en un estadio en el que no gana en el torneo liguero desde el 2006, gracias a un solitario gol del delantero brasileño Fernando Baiano. 

Pero las urgencias mandan y el Celta necesita confirmar su mejoría para dormir esta noche fuera de los puestos de descenso, y meter presión a sus rivales directos en la pelea por escapar de la zona peligrosa de la tabla. 

Coudet pierde al internacional turco Okay Yokuslu, sancionado con un partido por su expulsión en el último choque. No obstante, el centrocampista no está entrando de momento en los planes del técnico argentino, que sólo tiene una duda: repetir alineación con Araujo acompañando a Murillo en el centro del eje defensivo o devolver al once al ghanés Aidoo, una vez que ha superado la lesión muscular sufrida en el Sánchez Pizjuán. 

El resto del equipo, en principio, será el mismo de sus dos primeros partidos como entrenador celeste: Rubén Blanco en portería; Hugo Mallo, Olaza y Murillo en la línea defensiva, que completará Aidoo o Araujo; Tapia como mediocentro defensivo por detrás de Brais Méndez, Denis y Nolito; Aspas y Mina son fijos en punta.

El efecto ‘Chacho’ Coudet se pone a prueba en La Catedral