El Depor quiere el mando

Copia de Deporte Campeón-2013-12-07-006-c91984c2
|

El Depor se juega esta tarde una pequeña ventaja. Aunque los lideratos son anecdóticos y en la larga carrera de Segunda División es fundamental llegar a las últimas diez jornadas como máquinas engrasadas, no se deben desperdiciar oportunidades de sumar cuando los demás no lo hacen. Si los blanquiazules ganan al Alavés conseguirán, al menos, un punto más sobre el tercer clasificado, en el peor de los casos, así que la victoria es en lo que tiene que pensar el equipo y la afición. Por encima de hacerlo más o menos vistoso, hay que ganar.
Si los de Fernando Vázquez vencen hoy serán cabezas de la Liga pero lo importante es el seguir abriendo brecha, ya no con el sexto, sino con el tercero. Estar en estas condiciones, en esta parte de la escalera, era impensable, pero no por ello se va a dejar de aprovechar el empujón favorable para subir más peldaños mientras otros frenan en el camino.
No se puede considerar el partido ante el Lugo como el mejor de la temporada pero sí los primeros lances. El Depor lo intentó en la primera parte y en la segunda, sin errores defensivos, no pudo atacar más. Pero no fue un mal encuentro. Tanto ante la escuadra lucense como en los choques precedentes ha exhibido su mejor traje, hecho con tela modesta, pero duradera, así que no parece que Fernando Vázquez prepare una revolución.
Se espera el equipo de las últimas jornadas, con Manuel Pablo y Laure en los laterales y Luisinho por el ataque izquierdo. Podría cambiar y jugar con dos puntas en ataque. La baja de Arizmendi concede opciones a Rudy y a Juan Carlos. El técnico ya avisó en la rueda de prensa que estaba manejando varias alternativas, pero la base del once es la de siempre.

rival histórico
El rival es uno de los históricos. El Depor se ha enfrentado a él en todas las categorías. Es uno de los equipos que siempre lo han puesto difícil en Riazor, en Segunda, de hecho, ha sacado cuatro empates por cuatro victorias del Depor.
Sus únicos dos triunfos fueron en Primera, nunca ganó en la división actual. También se llevó importantes ‘choscas’ como la de la temporada 2002/2003, con un 6-0 o una de las más sonoras en la historia del Deportivo, un 8-2 en 1964. Muchos goles para el equipo actual. Con un 1-0 se haría a mucha gente feliz. No se piden aquellos escandalosos (pero fenomenales) tanteadores.
El problema es que ‘acertar’, al menos en Riazor, se ha convertido en una cuestión de ansiedad que puede hasta bloquear al más pintado. Fuera de casa es otra cosa. “En A Coruña las opciones aparecen rápido, pero, cuando no se acierta a las primeras de cambio, esa ‘ansiedad’ por marcar, bien entendida, puede jugar en contra del Deportivo. Todo ello es explotable por el rival.

duelo de gallegos
Enfrente estará Juan Carlos Mandía, un viejo conocido de Riazor. Jugador del Celta de finales de los ochenta-principios de los noventa, lleva diez años entrenando. Será un duelo de técnicos galaicos en los banquillos.
Lleva poco tiempo en el equipo de Mendizorroza, pero poco a poco su impronta se irá transmitiendo a unos jugadores que, además, darán un extra para convencer al nuevo entrenador.
Uno de los tópicos del fútbol habla de la victoria segura cuando un equipo estrena técnico así que llegan noventa minutos en los que habrá que bregar contra el fútbol del Norte.

El Depor quiere el mando