Sinaí Giménez y dos de sus hermanos entran en prisión por extorsión, blanqueo y amenazas

|

El Juzgado de Instrucción número tres de Cangas do Morrazo (Pontevedra) decretó el ingreso en prisión provisional de Sinaí Giménez Jiménez y de dos de sus hermanos, Saúl y Juan Paulo, a los que se investiga por los supuestos delitos de extorsión, coacciones o amenazas, delito contra la Seguridad Social y blanqueo de capitales, entre otros.
Según confirmaron fuentes judiciales, de los once detenidos en la llamada operación “Vida”, siete pasaron ya el jueves a disposición judicial. Además de los tres que ya han sido trasladados a prisión, comparecieron ante el juez la matriarca del clan de los “morones”, Flora J.G., uno de sus nietos, una hija y una de sus nueras; y todos quedaron en libertad provisional sin fianza, con la obligación de comparecer en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes.
En esta causa se investiga la comisión de varios supuestos delitos: extorsión, coacciones o amenazas, blanqueo de capitales, delito contra la Seguridad Social, tenencia ilícita de armas, pertenencia a organización criminal y tráfico de drogas. Así, las fuentes policiales apuntan a los investigados como responsables de un grupo dedicado a extorsionar y amenazar a vendedores ambulantes del colectivo conocido como “gitanos zamoranos”.
La operación “Vida” se inició el martes a primera hora de la mañana, con un amplio despliegue policial en el municipio pontevedrés de Tomiño, donde viven los “morones”. Además de las once detenciones, se practicaron varios registros en las viviendas de la familia y también en una gestoría de Vigo, entre otros puntos de la provincia de Pontevedra. En esos registros se intervinieron varias armas, siete coches de alta gama, una caja de seguridad y diversa documentación. 

“chivatos”
Los siete detenidos que pasaron a disposición del juez permanecieron más de trece horas en el edificio judicial de Cangas, mientras medio centenar de allegados y familiares se congregaron en los alrededores, entre gritos de “injusticia” e insultos hacia los “chivatos” del grupo de los “zamoranos”.
Los momentos de mayor tensión se vivieron pasada la medianoche del jueves, cuando Sinaí Giménez y sus dos hermanos entraban en los vehículos policiales que los iban a trasladar a la cárcel. En ese momento, mientras Giménez gritaba que estaban “bien”, que no se preocuparan y que debían “seguir unidos”, un grupo de mujeres comenzó a gritar: “¡Es una injusticia, id a por los zamoranos!”.
Por su parte, el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, remarcó que “el respeto a la ley es para todos” tras las detenciones llevadas a cabo en el marco de la operación.

Sinaí Giménez y dos de sus hermanos entran en prisión por extorsión, blanqueo y amenazas